Por Cristian José Torres Torres

El nombre de estos dos delitos, deben ser quizás de los que más tienen conocimiento todas aquellas personas que no están dentro del mundo del derecho penal, por ser una de las conductas que más se repiten entre los ciudadanos; por esto y sin temor a equivocarnos podemos decir que es de las noticias criminales que más llenan estadísticas en la Fiscalía General de la Nación. Siendo entonces, que es recurrente la comisión de dichos punibles, resulta imperioso que tengamos un conocimiento pleno de los alcances de estos, todo ello aras de evitar su configuración tan reiterativa, o bien sea, saber cuando se puede echar mano de una querella por sentirse violentados con la ocurrencia de estos.

Vale pena distinguir cuando una situación es considerada por la norma legal penal como Injuria, y cuando un acontecimiento de igual forma debe ser visto como Calumnia, tal cual como nos lo dispone nuestro Código Penal Colombiano, que es la Ley 599 del 2000. En primera medida debemos indicar que estos punibles los hallamos los artículos 220 y 221 de la siguiente manera: Articulo 220. Injuria.  El que haga a otra persona imputaciones deshonrosas, incurrirá en prisión de dieciséis (16) a cincuenta y cuatro (54) meses y multa de trece puntos treinta y tres (13.33) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales, y Articulo 221. Calumnia.  El que impute falsamente a otro una conducta típica, incurrirá en prisión de dieciséis (16) a setenta y dos (72) meses y multa de trece puntos treinta y tres (13.33) a mil quinientos (1.500) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Visto lo anterior podemos percatarnos que el delito de Injuria va encaminado a proteger la honra y buen nombre de una persona respecto de un tercero que se encuentre atentando contra integridad moral de esta, se puede ejemplarizar cuando una persona le dice a otra una grosería que genera una ofensa; por su parte el delito de Calumnia nos señala que es el acto cuando ciudadano le imputa a su par la comisión de un delito y nunca ha existido la misma por el hecho que no existe sentencia condenatoria que así lo demuestre, para mayor ilustración se toma el hecho que una persona señale a otra de haber hurtado un bien mueble, y jamás existió tal situación, o se le haya iniciado un proceso penal y resultare condenado. Viendo entonces, la distinción entre cada uno de estos punibles es válido aclarar que en una misma acción puede que se realicen ambos, y por tanto endilguen la comisión de ambos reatos.

Se precisa de igual manera que estos injustos penales son catalogados por la ley como querellables, lo que les genera unas calificaciones importantes y especiales para el procedimiento de estos, en primer lugar que la querella que se instaura como noticia criminal debe ser presentada por el quien tenga legitimidad en causa, es decir, por la persona que en verdad resulte afectada por la realización de estos; segundo deben ser presentados dentro de los seis meses siguientes desde el momento en que se conoce se realizó la conducta que generó los actos deshonrosos y/o calumniadores, de lo contrario si se presenta la querella posterior al término antes señalado, se declara la caducidad de la acción y no podría adelantarse proceso penal alguno; por último, entran en los delitos que obligatoriamente debe realizarse etapa de conciliación como requisito de procedibilidad, de no evacuarse dicho acto podría generar nulidad.

Otro aspecto importante y distintivo de los delitos de Calumnia e Injuria, es que según lo establecido en los artículos 224 y 225 del Código Penal Colombiano, existe eximente de responsabilidad penal si la persona en caso de la calumnia demuestre la veracidad de los hechos que imputa al supuesto afectado. De igual forma, se puede dar ejecución ala figura jurídica de la retracción, es decir, si la persona acusada de cometer los actos que dan vida a los injustos penales aquí explicados de manera voluntaria se retracta de los hechos realizados, no se considerará responsable penalmente, siempre y cuando esto se realice antes de proferirse sentencia alguna, y que la publicación de la retractación se haga a costa del responsable, se cumpla en el mismo medio y con las mismas características en que se difundió la imputación. Como de igual forma, si dicho acto de retractación se hiciese antes de instaurada la querella, no se podrá ejecución a la acción penal.

Así la cosas, a este punto tenemos más claridad de lo que jurídicamente son la Injuria y la Calumnia y los verdaderos alcances de estos punibles consagrados en nuestro Estatuto Represor Colombiano; a su vez ya podemos distinguir que, en cuanto a lo que conocemos coloquialmente como calumnia, para el derecho penal es injuria, y por último que el señalamiento de la comisión de un delito a un tercero sin probar la veracidad de estos, se debe mirar más allá del faro que nos indica el reproche moral, sino pensar en la consecuencias jurídico penales que podrían tenerse.

www.torresyardilaabogados.com

Twitter: @CristianT0rres

Abogado especialista en derecho penal.