El pasado 27 de agosto, el registrador nacional, Alexander Vega, informó que se extendería hasta el 13 de septiembre el plazo para la inscripción de firmas de los candidatos independientes a los Consejos de Juventud, noticia que favoreció a ciertos jóvenes que por una u otra razón no habían podido diligenciar en su totalidad las firmas.

Tras esto, el periódico El Bolivarense conoció el caso de Óscar Ramírez, cofundador del movimiento “Jóvenes Unidos por Neiva” en el departamento de Huila, y representante de la comunidad huilense en el Pacto Colombia por las Juventudes. Quien buscando dar a conocer su movimiento e incentivar a otros jóvenes a participar de estos espacios, pasó un rato amargo.

Para recolectar las 400 firmas que la Registraduría pide a los postulantes independientes, Óscar Ramírez tomó la iniciativa de ir a instituciones privadas y públicas para brindar a los estudiantes de grados superiores charlas sobre la importancia de la participación en los consejos juveniles. En una de esas instituciones, Ramírez tuvo un inconveniente con la coordinadora y la rectora de dicho plantel educativo, debido a que ellas no le permitían salir del lugar con las firmas de los estudiantes, ya que, según las funcionarias, estos eran menores de edad, sin embargo, Ramírez confirmó que habían jóvenes mayores de 18 años.

A pesar de que Óscar Ramírez tenía el aval de la rectora para conversar y motivar a los estudiantes, esta dio la orden de no dejarlo salir y la coordinadora tachó las firmas de cinco hojas y también se quedó con tres más de estas, lo que equivale aproximadamente a 120 firmas, ya que cada hoja tiene 15 renglones.

De la misma manera, el joven indicó que, la coordinadora del colegio no estaba de acuerdo con la participación de jóvenes en los consejos, puesto que ella se identifica con otro partido político de la ciudad, por tal motivo actuó de esa forma.

Tras esto, Óscar Ramírez hizo la denuncia pública en el lanzamiento de los Consejos Municipales de Juventudes en Neiva en donde participó el consejero presidencial, Juan Sebastián Arango y el registrador nacional, Alexander Vega. Posteriormente, Óscar, en compañía de los dos registradores delegados del municipio de Neiva, volvió a la institución y las directivas le pidieron disculpas, permitiéndole así el paso para recoger nuevamente las firmas.

Por su parte, el registrador nacional expresó que, es importante que las instituciones tanto privadas como públicas permitan el ingreso de los jóvenes que están postulados a los Consejos de Juventud, para que los estudiantes puedan participar y tengan conocimientos sobre el tema.