El Instituto de Patrimonio y Cultura de Cartagena, IPCC, beneficiará a 150 jóvenes cartageneros provenientes de comunidades vulnerables en programas formativos relacionados con oficios tradicionales que ayuden a la conservación y preservación del patrimonio de la ciudad.

Para ello, el IPCC firmó un contrato interadministrativo con la Escuela Taller Cartagena de Indias, ETCAR, entidad del Distrito que tiene como objetivo coadyuvar en la formación integral de jóvenes de los estratos más deprimidos, desde su doble dimensión: individual y social, dentro del proceso responsable de personalización y autonomía, para que desarrolle sus valores humanos y pueda hacerse a una opción laboral, que lo comprometa en el servicio por el rescate del patrimonio cultural.

Ofrecerán 5 programas como: alfarería, yesería, pintura, laminado de oro y ebanistería.

La directora del IPCC, Saia Vergara Jaime, recordó que este contrato se firma luego de que el alcalde, William Dau Chamat, instara a las distintas Secretarías e Institutos a invertir en la formación de jóvenes de estratos 1 y 2, sobre todo que resultaron afectados económicamente por la pandemia por Covid-19. Y que puedan así a través de estas experiencias académicas insertarse luego en la vida laboral.

Los 150 beneficiarios serán seleccionados por concurso, entre quienes estén vinculados a sus procesos de participación y que hagan parte de su población objetivo, es decir, jóvenes con el interés de capacitarse en un oficio con miras a fortalecer sus conocimientos y hacer frente a las situaciones de emergencia económica y social.

El director de la ETCAR, Rafael Cuesta Castro, dijo que “gracias a este tipo de contratos que hacemos con el IPCC y con otras entidades nos brindan la oportunidad de tener un presupuesto un poco más robusto para volver a retomar ciertos oficios que podemos brindarle a los jóvenes”.

La ETCAR realizará los talleres de capacitación en oficios tradicionales relativos al patrimonio cultural soportados en la metodología “aprender haciendo”. Se realizarán ejercicios prácticos en escenarios reales fortaleciendo las competencias de los aprendices. Se fomentará en los beneficiarios el conocimiento, la apropiación, valoración y puesta en valor del patrimonio cultural.

También trabajarán en su crecimiento personal a través de la implementación de “La caja de Herramientas, cultura de paz” y la formación en la cultura del emprendimiento como instrumento para aumentar sus posibilidades de autosostenimiento.