Los instrumentadores quirúrgicos independientes, es decir quienes trabajan de la mano con entidades privadas o casas comerciales y que actualmente son más de 100 en Cartagena, no se han tenido en cuenta como personal de primera línea contra el Covid-19.

Aunque estos miembros del sector de la salud se han expuesto día a día a una alta carga viral cumpliendo su trabajo, las autoridades no les han dado respuesta a su problema.

Mientras en Barranquilla se ha solucionado este problema inscribiendo a los instrumentadores en las instituciones donde estos prestan los servicios, y así son tenidos en cuenta para el plan de vacunación; aquí en Cartagena se presentó la misma propuesta pero aún no se ha recibido ninguna respuesta.

La gran preocupación de los instrumentadores quirúrgicos radica por una parte, en que están muy expuestos al virus y no son tenidos en cuenta para las vacunas y, por otra parte, que esa probabilidad más alta de contagio los perjudica, ya que ellos facturan por operación.

Estos miembros del área de salud piden ser tenidos en cuenta y que le den solución a su problema.