El día de ayer, el gobernador de Texas, Greg Abbot, decidió poner fin al decreto que obliga el uso del tapabocas en espacio público por parte de los ciudadanos.

El anuncio se realizó durante un evento de la Cámara de Comercio de Lubbock, donde además se decidió levantar las restricciones a todo tipo de negocios como bares y restaurantes. Estos podrán abrir al 100% de su capacidad a partir del 10 de marzo.

El gobernador expresó que la medida se tomó por los problemas de desempleo y las perdidas millonarias de las pequeñas empresas, por lo que era momento de reabrir Texas al 100%.

Por otra parte, El juez del condado de Dallas, Clay Jenkins, reaccionó a las medidas adoptadas por el gobernador de manera negativa, cuestionando el hecho de levantar las órdenes diseñadas por los doctores y la ciencia para proteger a la ciudadanía contra el covid-19.

Por último, la orden ejecutiva permite a los jueces de los condado levantar nuevamente las restricciones en su condado si las hospitalizaciones vuelven al 15% de capacidad en alguna de las regiones estatales por siete días seguidos.