Este martes 13 de Julio, la autoridad de la competencia francesa obligó a Google a pagar una multa de 500 millones de euros, lo que equivale a 592 millones de dólares.

Dicho pago a causa de no haber negociado de “buena fe” la aplicación de lo que se conoce como derechos afines, la remuneración a los editores de prensa por el uso de sus contenidos.

“Queríamos marcar la gravedad” del incumplimiento de las obligaciones de Google, defendió la presidenta de la Autoridad de la Competencia, Isabelle De Silva. Quién también, dio a conocer que esta es la multa más alta impuesta por el organismo francés a causa de no respetar una de sus decisiones.

Así mismo, la autoridad de la competencia ordenó a Google que presente una oferta de remuneración para la utilización actual de sus contenidos protegidos a los editores y agencias de prensa, ya que en caso contrario “podrá ser objeto de multas de hasta 900.000 euros por día de retraso”.

El conflicto entre Google y los editores de prensa franceses consiste en los derechos que la compañía estadounidense debe pagar por los contenidos cómo fragmentos de artículos, fotos, vídeos, infografía, que aparecen en las páginas de resultados cuando una persona realiza una búsqueda.

“Estamos muy decepcionados por esta decisión porque actuamos de buena fe durante todas las negociaciones. Esta multa no refleja los esfuerzos que se han realizado ni la realidad del uso de los contenidos de actualidad en nuestra plataforma”, reaccionó Google por medio de un portavoz.

Google al principio se mostró reacio a estos “derechos relacionados con los derechos de autor” Y pretendía que los editores cedieran el derecho a utilizar gratuitamente sus contenidos.

Lo que provocó que los editores de prensa y las agencias de noticias, como la Agencia France-Presse (AFP), reportaran a la compañía por abuso de posición dominante” ante la autoridad de la competencia.