A raíz de la dramática situación en la que se ve afectada la economía del país, FENALCO pide al Gobierno declarar nuevamente en estado de emergencia la economía, con la finalidad de mitigar la desestabilización de la misma a través de estrategias, donde una de las más viables según la organización, es la reapertura gradual del comercio.

FENALCO realizó una encuesta a comerciantes de todo el país y en esta se evidenció la alarmante situación que han vivido las empresas durante el tiempo de medida de confinamiento. La investigación se realizó entre el 21 y 25 de abril; esta mostró que la mayor preocupación se debe al próximo pago de las nóminas, especialmente de establecimientos cerrados como vestuario, calzado, joyería, papelería, ferreterías, provisión agrícola, automotor, repuestos, misceláneas, restaurantes, licoreras y artículos eléctricos. Según los resultados de la encuesta el 32% de los consultados aún no sabe cómo pagaran la nómina a sus empleados y los gastos fijos el próximo 30 de abril.

Los empresarios por su parte tratan de buscar opciones que alivien la carga financiera. El 38% está tratando de obtener un préstamo ordinario para poder pagar; un 18% acudirá a recursos propios; en cuanto a los créditos otorgados por el gobierno, sólo un 6% tuvo acceso; un 5% hará un sobregiro y un 1% usará el fondo de imprevistos.

Solicitud al Gobierno

Jaime Alberto Cabal, presidente de FENALCO, expresa que los resultados que arroja esta encuesta son desoladores, especialmente en ciudades pequeñas e intermedias. “El mensaje que queremos enviarle al Gobierno y a la opinión pública es que para poder conservar el empleo debemos preservar las empresas y en las actuales circunstancias muchas no van a sobrevivir”.

Por consecuencia de la emergencia económica, el dirigente gremial manifestó que el Gobierno debe contemplar una nueva declaratoria de emergencia económica, con el fin de establecer alternativas que eviten una quiebra masiva de establecimientos pequeños y medianos y consecuentemente el empleo que éstos generan.

Uno de los datos más relevantes, explicó Cabal, es el hecho de que el 38% de las empresas encuestadas están pensando en cerrar o acogerse a la ley de insolvencia.
“Con este panorama que arroja la Bitácora Express realizada por FENALCO no habrá más alternativas que definir la reapertura gradual del comercio lo más pronto posible. Hacemos un llamado al Gobierno Nacional y a los mandatarios locales para ponerse de acuerdo en esta reapertura con todos los protocolos de bioseguridad”, concluyó Cabal Sanclemente.