La Organización Internacional del Trabajo instituyó el 12 de junio Día Mundial contra el Trabajo Infantil.​ De acuerdo al DANE, hasta el mes de abril del 2020 en Colombia se reporta más de 586 mil niños víctimas de explotación laboral infantil.

Acorde a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) la actual emergencia por COVID-19 ha obligado a millones de niñas y niños vulnerables a exponerse a la explotación laboral infantil, al ver limitado el acceso a recursos económicos en sus familias. Se estima que ya hay 152 millones de niñas y niños sometidos a la explotación laboral infantil actualmente.

Aunque el Coronavirus no se considera actualmente una amenaza grave para la niñez, debido a la cifra relativamente reducida de casos positivos de contagio, son los efectos secundarios de este tipo de emergencias lo que realmente enmascaran altísimos riesgos para las niñas, niños y jóvenes.

La Organización World Vision afirma que es un tema que debe encender las alarmas en todo el mundo y que es altamente preocupante, sobre todo al revisar que según el organismo internacional son 72 millones de niñas y niños en el mundo los expuestos a la explotación laboral infantil en labores de muy alto riesgo.

En América Latina, la OIT estima que son cerca de seis millones de niñas y niños los que son explotados laboralmente, una cifra que puede incrementar de forma exponencial y aumentar más los riesgos por los efectos secundarios que la pandemia mundial representa para la niñez y juventud del mundo.

En Colombia, acorde al más reciente informe del DANE, publicado en abril 2020, se evidencia que son 586.000 niñas, niños y jóvenes los que actualmente están expuestos a la explotación laboral infantil.

Según el informe, la participación en la actividad económica familiar (37,8%), el acceso a recursos económicos propios (32,8%) o la obligación de niñas, niños y jóvenes a colaborar con la consecución de ingresos para el hogar o para el costeo de sus estudios (14,6%), son las razones más fuertes para llevar a la niñez y juventud a exponerse a circunstancias de explotación laboral infantil.

Se estima que del total de la niñez explotada laboralmente en la región, el 7,3 por ciento son niñas y niños de 5 a 17 años. Además, se advierte que la esclavitud infantil se evidencia en mayor medida en el sector agrícola, la minería, el trabajo doméstico, la pesca, entro otros sectores de alto riesgo.