Se exigirá a los fabricantes ofrecer un etiquetado claro y visible sobre la reparabilidad de sus productos.

El Parlamento Europeo aprobó el “Derecho a reparar”, es una iniciativa que busca eliminar los productos electrónicos de un solo uso, y obligar a los fabricantes facilitar la reparación de los dispositivos.

La votación urge que se desarrolle un etiquetado obligatorio, en donde especifique y proporcione información clara, visible y eficaz a los consumidores sobre la vida útil del dispositivo adquirido y la capacidad de reparación del mismo.

El parlamento, instauro un índice de calificaciones de reparabilidad para los electrodomésticos, con eso se busca aumentar la tasa de reparación de dispositivos electrónicos en un 60%.

Se trata de una gran victoria para los consumidores de toda Europa. Esta votación pondrá en marcha una ola de nuevas políticas favorables a las reparaciones, desde puntajes de reparación en el comercio minorista hasta divulgaciones de longevidad del producto”, asevera Matthias Huisken, director de iFixit Europa.

El reglamento empezó a regir desde el mes de enero y los fabricantes tienen que colocar calificaciones a sus productos; Éstas se calculan con base a cinco criterios: facilidad de reparación, precio de las piezas de repuesto, disponibilidad de piezas de repuesto, disponibilidad de documentación de reparación y una medida final que varía según el tipo de dispositivo.