A partir del primero de noviembre del presente año, para ingresar a los Estados Unidos, será obligatorio presentar el carnet de vacunación con el esquema completo y una prueba de covid-19 PCR negativa con 72 horas de anticipación al vuelo.

Hasta el momento los únicos laboratorios que están permitidos son; Pfizer (BioNtech), Moderna, Johnson & Johnson, AstraZeneca, Sinopharm y Sinovac. Las que no están en la lista son: Sputnik V (Rusia), Noravax (EE. UU.), Abdalá y Soberana (Cuba).

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), de los Estados Unidos, solo tenían aprobadas a Pfizer, Moderna y Janssen pero desde el lunes Anthony Fauci, asesor del gobierno estadounidense, dió luz verde para que la vacuna AstraZeneca entrara en las aprobadas: “la información que tenemos sobre la vacuna, todo indicaría que no habría razones para que las personas que recibieron ese fármaco piensen que podrían tener problemas (para viajar)”, expresó. Información confirmada días después.

Los extranjeros y estadounidenses que ingresen al país tendrán que mostrar la prueba antes de abordar. Si los nacidos en el país norteamericano no están completamente vacunados, necesitarán una prueba de covid-19 un día antes de la salida del vuelo y otra adicional al llegar.

Por otra parte, recordemos que las restricciones de viaje que estaban rigiendo desde marzo del 2020, habían sido bastante criticadas por los socios europeos, donde el porcentaje de vacunación es mayor que el existente en EEUU.
Con esto, Biden, ha elevado la presión sobre los no vacunados y la medida sobre los pasajeros podría enfatizar la importancia de la inmunización. Pero más que eso, lo que busca es que los lideres de las potencias se comprometan a donar vacunas a la iniciativa mundial COVAX.

Por otro lado, los nuevos registros solo se aplican para los viajes aéreos y no los terrestres, las aerolíneas deberán recopilar toda la información de los viajeros internacionales, para que de esta manera se facilite el rastreo de contactos.

Alejandro Gómez, secretario de Salud de Bogotá, en la tarde del pasado viernes confirmó que la capital colombiana ya cuenta con una disponibilidad de 65.580 dosis de la vacuna de Moderna, que llegó tras un mes de escasez y sendos retrasos logísticos.

“A esta hora recibe la Secretaría Distrital de Salud 62.580 dosis de Moderna. Viene congelada así que iniciaremos el proceso de descongelamiento y logística. Mañana reiniciaremos”, reportó el funcionario por medio de su cuenta de Twitter.

“Este sábado 25 de septiembre iniciamos la aplicación de segundas dosis 𝐌𝐨𝐝𝐞𝐫𝐧𝐚 en Bogotá. Por disposición del Ministerio de Salud y Protección Social, sugerimos que acudan personas de 50 o más años de edad o quienes tengan alguna comorbilidad. Aplica Pico y Cédula”, reportó la Secretaría.