El hecho se dio en una rueda de prensa donde participaron Rodrigo Londoño, Pablo Catatumbo y Julián Gallo, representantes del partido comunes.

En un hecho transcendental, los excomandantes de la Farc, hoy partido Comunes aceptaron su responsabilidad en los cientos de secuestros que se dieron durante en conflicto armado en Colombia. También aceptaron la responsabilidad del asesinato de los siete diputados del Valle del cauca.

Pastor Alpae, uno de los reinsertados de la Farc dijo que aceptaban toda la responsabilidad de los hechos ocurridos y que están comprometido con la Paz de Colombia, además, aseguró que los secuestros solo eran una política de financiación.

“Con todo respeto nos dirigimos a las víctimas, son el centro máximo del Acuerdo. El Acuerdo de Paz está dirigido a aliviarle el dolor a las víctimas. Aceptamos los errores cometidos en el conflicto. Estamos asumiendo toda la responsabilidad jurídica y política. También trabajamos para que algún día puedan perdonarnos. Reconocemos hechos y conductas ocurridas en el marco de nuestras políticas de financiación”, Alpae durante su intervención.

Por otra parte, el hoy senador de la republica Julián Gallo añadió que radicaran ante la Jurisdicción Especial para la Paz un documento donde detallan su participación en la política de secuestros y aceptan la responsabilidad de todos los actos cometidos.

“El documento que radicamos hoy ante la Sala de Reconocimiento de Verdad y Responsabilidad de la Jurisdicción Especial para la Paz contiene la reafirmación de nuestro reconocimiento de responsabilidad frente a los secuestros ocurridos a cargo de las extintas Farc durante el conflicto armado. Este reconocimiento incluye la aceptación de los hechos y conductas descritos en el auto. Como lo hemos manifestado en repetidas ocasiones, las políticas de secuestro que llevamos a cabo son injustificables”, dijo Gallo.

Sin embargo, la noticia no se hizo esperar y los familiares del diputado del valle asesinado por la Farc, Francisco Giraldo afirman que no ético que los responsables de la muerte de Giraldo este en el congreso, haciendo alusión a Pablo Catatumbo y Julián Gallo.

“Deberían hacerlo inmediatamente. Éticamente no está bien. Eso no es ético. Esas curules las pueden entregar a miembros que no estén sancionados por crímenes de lesa humanidad”, manifestó Ángela Giraldo, hermana del asesinado.