La audiencia que se iba a llevar a cabo para la imputación de cargos en la mañana de este miércoles contra Enrique Vives Caballero tuvo que suspenderse por las condiciones físicas en las que se presentó el conductor que está siendo procesado por la muerte de seis personas, entre ellas dos menores de edad.

Vives se encontraba sedado y en estado de inconsciencia, por lo que se encontraba imposibilitado para responder a los requerimientos del proceso judicial que enfrenta.

En la audiencia, que se realizaba virtualmente, el custodio mostró en la cámara al procesado mientras dormía luego de que le aplicaran unos medicamentos. Los abogados de los familiares de los jóvenes fallecidos presentan dudas sobre el estado de salud que muestra el conductor en el trámite de la diligencia.

Loa representantes de las víctimas, denuncian que es una estrategia para evadir a la justicia y dilatartanto la imputación de los cargos como la medida de aseguramiento.

“Es una estrategia baja de su abogado, con la que se burlan de los familiares y hacen más grande su dolor. Era precisamente lo que se esperaba que sucediera porque sabemos que harán hasta lo imposible para no responder por esta tragedia”, manifestó el abogado Ricardo Martínez.