En la tarde del viernes 25 de junio, el helicóptero en el que se desplazaba el presidente de la República, Iván Duque, fue blanco de seis disparos con arma de fuego en inmediaciones del aeropuerto Camilo Daza, de la ciudad de Cúcuta.

En el momento del ataque, al presidente Duque lo acompañaban el ministro del Interior, Daniel Palacios; el ministro de Defensa, Diego Molano; y autoridades departamentales y municipales. Todos los miembros de la comitiva salieron ilesos.

Los hechos

El ataque al helicóptero se registró minutos antes de su aterrizaje en el aeropuerto de Cúcuta. El helicóptero al servicio de la Fuerza Aérea Colombiana, FAC 007, venía del municipio de Sardinata, Norte de Santander, donde recogió al presidente Duque y acompañantes.

“Indudablemente son momentos de zozobra que uno en el momento no descubre», afirmó Jairo Yáñez, alcalde de Cúcuta, quien hacía parte de la comitiva. «Acercándonos a la pista, cuando el helicóptero está en tierra, empezamos a mirar y cuando la hélice se va deteniendo vimos impactos y situaciones anómalas en el blindaje del helicóptero”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El alcalde Yáñez afirmó que durante el aterrizaje se escucharon sonidos extraños que ni siquiera los pilotos pudieron explicar.

La investigación

En la mañana de este sábado 26 de junio, el Mayor General Jorge Luis Vargas, Director General de la Policía Nacional, afirmó que el ataque se realizó desde el barrio La Conquista de Cúcuta, a 1,2 kilómetros de la cabecera de la pista del aeropuerto.

El Ejército y la Policía se desplegaron en un equipo de búsqueda, donde hallaron dos fusiles AK-47, un fusil calibre 762 tipo FAL con marca de las Fuerzas Armadas de Venezuela, cinco proveedores y 20 vainillas.

«De las 20 vainillas percutidas encontradas en el lugar de los hechos, 14 pertenecen al fusil FAL preliminarmente y 6 de ellas al fusil AK-47» afirmó el general Jorge Luis Vargas. «El número de registro de las armas ya está siendo buscado por los peritos de la Policía Nacional y de la Fiscalía».

Adicionalmente, la Policía ha realizado 16 registros voluntarios en el lugar desde donde dispararon, 2 allanamientos, se han concretado 12 entrevistas y se condujeron 5 personas hacia unidades de la Policía Nacional, con el fin de ser identificadas en relación al atentado.

La búsqueda

El ministro de Defensa, Diego Molano, determinó una recompensa de $3.000 millones de pesos por información que permita capturar a los autores del hecho.

También se conformó un equipo especial para esclarecer lo sucedido, a partir de un Consejo de Seguridad realizado entre el Presidente de la República, el ministerio de Defensa, el ministerio del Interior y las Fuerzas Militares de Colombia, junto con el CTI de la Fiscalía General de la Nación.

Rechazo total

El atentado contra el presidente fue condenado de inmediato tanto por políticos colombianos, como por entes internacionales.

«Cualquiera que sean las distancias que nos separen, rechazo el atentado contra el presidente. Una democracia consiste en que nadie muera por sus ideas», comentó el senador Gustavo Petro, líder de la oposición, a través de su cuenta de Twitter.

La alcaldesa de Bogotá, Claudia López, calificó el ataque como «un atentado contra ciudadanos, contra el presidente y contra nuestra democracia».

«El terrorismo envalentonado atacando la democracia«, escribió Paloma Valencia, senadora por el Centro Democrático, a través de su cuenta de Twitter: «Gracias a Dios el primer mandatario y los tripulantes están bien».

Por otro lado, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) manifestó su condena al atentado contra el presidente y sus ministros. Asimismo, el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, dijo que lo repudia «categóricamente».