Un comentario inapropiado e innecesario hecho en Israel por el ministro de Defensa de Colombia sobre Irán, país con el que se tiene una relación lejana, ha puesto en aprietos a la diplomacia colombiana y desatado una controversia por el manejo de las relaciones internacionales.

El titular de Defensa, Diego Molano, dijo el lunes en Jerusalén, donde acompañó en una visita al presidente colombiano, Iván Duque, que Irán y el grupo terrorista chií libanés Hizbolá son enemigos de Colombia como lo son de Israel.

«Aquí tenemos un enemigo común y es el caso de Irán y de Hizbolá, que opera en contra, por supuesto de Israel, pero también apoya al régimen de Venezuela y por lo tanto es un esfuerzo importante de intercambio de información e inteligencia el que desarrollamos con las fuerzas militares y el Ministerio de Defensa en Israel«, expresó Molano tras reunirse con su homólogo Benjamín Gantz.

La declaración del ministro causó estupor no solo por su ligereza al tildar de «enemigo» a Irán, un país que incluso tiene embajada en Bogotá, sino por las implicaciones que puede traer a la relación bilateral, y obligó al presidente Duque, primero, a matizar el comentario, y, luego, a desautorizarlo.

«Colombia no usa la palabra enemigos para referirse a ningún país, nosotros no usamos la palabra enemigos para hablar de ninguna nación«, aseguró Duque en Jerusalén, donde dijo, además, que han «sido claros frente a cuáles son nuestras amenazas nacionales e internacionales«.

De esta forma, Duque intentó apagar el incendio ocasionado por su ministro de Defensa, que no se caracteriza por la prudencia a la hora de expresarse, como cuando calificó de «máquinas de guerra» a los niños que son reclutados por guerrillas y bandas criminales, al referirse a la muerte de menores de edad en bombardeos militares.

Hasta ahora no se conoce reacción alguna de Teherán a las declaraciones de Molano, y aunque pueden dejar maltrecha una relación ya de por sí distante por razones culturales y políticas con la República Islámica, analistas consideran que el caso probablemente no pasará a mayores.