Por Sergio Rovira Madrid

La afición de uno de los deportes más vistos e incluso más acogido alrededor del mundo está desconcertada luego de que se llevase a cabo el partido entre junior de Barranquilla y River Plate en la noche del 12 de mayo en la ciudad de Barranquilla a pesar de que de puertas para afuera había una batalla campal entre manifestantes y agentes del ESMAD, dando lugar a fuertes críticas por parte del cuerpo técnico, jugadores y demás personas que presenciaron tan atroces escenas.

Es tanta la censura y mucho más la represión, que quieren redirigir las miradas hacia lo que considero viene siendo hace algún tiempo ya el nuevo “opio” del pueblo. El fútbol nos llena de pasiones, nos llena de alegría y es un deporte que se ha caracterizado por ser uno de los deportes líder en promover el respeto y la igualdad, pero de ahí a permitir que un gobierno lleno de malintencionadas mentes pretendan desviar la atención y venderle a un pueblo e incluso a la comunidad internacional esa película de que todo está marchando bien en Colombia ya sería darles mucho más poder de represión y censura del que ahora mismo están ejerciendo sobre nosotros.

No es el momento de desfallecer, por ahí ya nos están vendiendo propagandas de la Copa América, por ahí ya veo algunos rostros emocionados por los partidos de la selección, por ahí ya veo a muchos olvidando lo que hace catorce días el pueblo colombiano se puso como propósito, por ahí ya veo a más de uno ansioso por sintonizar el canal de preferencia para ver su partido de la selección con su buena fría en la mano omitiendo que somos víctimas y que hemos sido víctimas de un estado corrupto y avaro y ha sido así por lo menos 3 generaciones hacia atrás.

Insto a todos los que estén leyendo esto a que no dejéis que os manipulen a su antojo, ya vendrán tiempos de cambio, tiempos en los que disfrutar de un partido de futbol será para ver la magia de tu jugador favorito y no para esconder la cobardía de los canallas, todo llega para quien sabe esperar, es momento de poner en pausa el futbol en Colombia y no darles cabida a aquellos que quieren sumergirnos en ese oscuro abismo de conformismo y desinformación, dañándonos y dejándonos sin un horizonte cual adicto a los opioide, recordemos que estamos a noventa minutos de que se acabe nuestro partido más duro que es romper el silencio y las cadenas de lo que parece ser una dictadura, hagámoslo por aquellos que se jugaron su partido más importante, la vida.