Por Marielys Torres Santana

La Universidad de la Salle, Institución Universitaria Politécnico Gran colombiano y Fundación Universitaria Compensar en articulación con la Corporación de Desarrollo Solidario a través del diplomado, “Comunidades de Reconocimiento: proceso de formación y participación ciudadana en los Montes de María”, se busca contribuir a la construcción de la paz cimentada en los Derechos Humanos con equidad de género y respeto a la diversidad cultural.

Este se convierte en un proceso de formación para docentes en donde se contextualizan situaciones y reflexiones con relación  a la equidad de género, construcción de paz, reconciliación y derechos de la infancia en las cuáles se encuentran elementos transversales como la participación y la educación ciudadana con la presencia de 5 instituciones educativas pertenecientes al municipio de María la Baja dentro de las cuáles se encuentra la Institución Educativa Técnica Agropecuaria San José de Playón que es donde desempeño mi quehacer docente actualmente.

Desde el enfoque de derecho de la infancia el ser humano se detiene a reflexionar sobre las vivencias y experiencias en época de la niñez en la que se ven reflejadas situaciones negativas como: abandono, violencia, invisibilización, trabajo forzado y todo tipo de violencia.

Existen muchas maneras de escuchar el sentir de un niño y una niña entre las cuales tenemos el comprenderlos como sujetos de derechos activos en construcción, lo cual se da a través de sus voces en el territorio histórico, social, económico y jurídico. Otra manera es entender los derechos de los niños y niñas a través del acercamiento al territorio (Contextualización)

Porque si bien es cierto todos conocemos acerca unos derechos que cobijan a los niños, pero al momento de su práctica no se refleja igual; es decir que el saber de los derechos no son consecuente con el hacer y ser.

Los niños y las niñas tienen derecho al agua, pero muchas veces encontramos que viven en un territorio donde el agua sana y de vida es escasa; los niños y las niñas tienen derecho a una alimentación buena, sana y balanceada, pero en la experiencia encontramos variedad de situaciones.

  • La oportunidad de empleo es poca y aunque a veces se comen las tres comidas, o las dos o hasta una. También hay días que ni agua, ni comida tienen. Tan solo con estos dos factores, ¿cómo podemos representar el derecho a la alimentación en estos contextos donde lo que más se refleja es la vulnerabilidad en el ambiente sano y la comunicación.

A veces nosotros los adultos criticamos, señalamos y hasta juzgamos la manera de actuar y los errores de los niños y niñas. Nos falta más conciencia, más capacidad de autoevaluarnos y reflexionar acerca lo que no hacemos o lo que provocamos en las mentes de nuestros infantes.  ¿Cuántas veces ante una situación negativa nos hemos detenido a explorar, indagar y descubrir las causas?

Diariamente hablamos de contextualización, pero… ¿nos detuvimos a conocer la historia?, ¿hemos adentrado más allá de las situaciones que a simple vista vemos reflejadas en el hogar?, ¿conocemos esa raíz de donde proviene nuestro niño y niña?, ¿identificamos el tipo de familia, su cultura, costumbre o modo de vivir?, ¿conocemos la cultura de aquel lugar en donde el niño diariamente se relaciona.

Y por lo anterior no me refiero a preguntar a preguntar para obtener una información de cada niño y niña. Es aquí donde son válidas las herramientas, estrategias, técnicas y metodologías como: cartografía, proyecto de vida, microhistoria que permitan el reconocimiento propio de la infancia y del territorio.  Me perfilo por el poder ser capaz de cimentar prácticas de valores, diseñar escuelas de padres, proyectos de emprendimiento, elementos culturales, talentos, capacidades lo cual va fortaleciendo y construyendo la participación y reconocimiento social en el cual se conoce, se práctica y se siente el amor, el derecho y la solidaridad.

Todo lo anteriormente planteado conduce a un estudio de casos que se debaten en diálogos a partir de las distintas miradas, territorios y contexto de los reporteros y es justamente allí donde se transforma la relación de los derechos y la participación con las bases curriculares y los lineamientos; que como bien sabemos el MEN utiliza las actividades rectoras como herramientas de participación en la visibilización infantil y su desarrollo integral.

Son tantos los diferentes enfoques que encontramos que las experiencias van sumando a la investigación de conceptos que allí mismo se encuentran. Hoy la esperanza también es el docente como reportero de los Montes de María, que con todos sus conceptos y teorías de la educación infantil se puede convertir en un sujeto activo de construcción de paz y diversidad afro.

¿Cuál es el sentido de la infancia en los Montes de María?

El sentido de la infancia en los Montes de María tiene que ver con el reconocimiento de derechos y participación ciudadana a partir de su desarrollo integral. Un factor muy importante es la equidad de género y el respeto a la diversidad cultural en el proceso de construcción de paz. Si bien pensamos en el adulto de un antes, es este mismo quien hace ver su quehacer como algo insignificante y es por eso que las nuevas generaciones se forman muy alejados de lo que fue parte de su raíz.

Ejemplo: Una campesina o un campesino siempre le está recordando a su hijo que se encuentra por fuera del pueblo… estudia para que no quedes siendo como yo; y es que ser campesino no es malo porque gracias a él podemos comer deliciosos alimentos. Qué bonito seria que el sentido de la infancia fuera tan integral que en lugar de estar alejados del territorio se prepararan para poder sacar adelante sus producciones y darle mérito y valor al trabajo que realizan sus padres.

Otro factor muy importante sería el de que su primer proyecto fuera el de su vida, de ser así estarían visibilizando sus fortalezas e identificando sus debilidades y pues el de siempre ser un heredero y no de sus pertenencias sino de esa costumbre y tradición que no debemos dejar enterrada en aquella tierra que me vio nacer. El sentido de la infancia en los montes de María es potenciar y aprovechar lo que ya tenemos de manera intencionada desde su nacimiento para resaltar el valor de muchas historias que quedan detrás porque son tantos los traumas que quedan en el niña y niña que prefieren olvidar y hacer de cuentas que nunca paso. No podemos negar de dónde venimos, pero si podemos conocer otras herramientas para mantener la tradición

¿Y tú cómo podrías aportar para visibilizar a los niños y niñas a través de las diferentes relaciones que se dan desde el quehacer pedagógico y cotidiano en la familia, escuela, comunidad?