Ante el aumento de víctimas y enfermos graves de covid-19 en el país, el Gobierno y mandatarios locales están tomando medidas de contingencia. Entre estas se encuentra el traslado de pacientes de cuidados intensivos a otras regiones, con mayor disponibilidad de camas, para evitar el colapso de la red hospitalaria.

Actualmente, Bogotá enfrenta el segundo pico de la pandemia con una ocupación de camas UCI del 92,8 por ciento. Por esta razón enviará pacientes, por ahora, a tres ciudades de la costa Atlántica: Barranquilla, Cartagena y Santa Marta. Así, en las últimas 48 horas, las ciudades recibirán a cerca de 30 enfermos graves de covid-19 provenientes de la capital.

Con estos traslados, Bogotá mantiene una disponibilidad de 120 camas de UCI diarias para nuevos pacientes en estado crítico por coronavirus.

Barranquilla, que tiene un 45 por ciento de disponibilidad de UCI, recibió ya a cuatro pacientes de covid-19. Cartagena, donde la ocupación llega al 62 por ciento, aprobó la separación de 10 camas. Y, Santa Marta, que tiene un 45,9 por ciento de disponibilidad de UCI, sumará otros 10 cupos.

Además, Cundinamarca seguirá recibiendo pacientes de Bogotá, y viceversa, por cuenta de un convenio de apoyo entre el Distrito y el departamento. De hecho, este fin de semana en el sistema UCI de Cundinamarca había 23 pacientes de la capital. Otras ciudades, como Bucaramanga, recibieron solicitudes de Bogotá para remitir enfermos. Sin embargo, este pedido no se materializó.

La alcaldesa Claudia López recordó que el traslado de pacientes en estado crítico es una estrategia nacional y que, de hecho, es Bogotá la ciudad que más ha recibido a los enfermos críticos del coronavirus.

López aseguró que desde que inició la regulación de UCI en el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (Crue) han llegado 1.161 solicitudes de 23 departamentos, de las que se materializó el traslado en 629 casos. De estos, 145 fueron en diciembre y 73 en lo corrido de enero. Los pacientes han llegado desde Cundinamarca (502), Boyacá (33), Meta (26), Tolima (20), Amazonas (9), Vaupés (7) y otros puntos del país.

Asimismo, otras regiones ya están trasladando enfermos o están contemplando la posibilidad. El gobernador (e) de Antioquia, Luis Fernando Suárez, advirtió que están estudiando la posibilidad de trasladar UCI y personal médico de las subregiones que tengan menor ocupación (como es el caso del bajo Cauca) a Medellín, donde las unidades de cuidados intensivos ya escasean.

Ante los riesgos que suponen los traslados de pacientes críticos, allí están contemplando la posibilidad de mover UCI completas, incluido el personal médico, hacia la capital del departamento.

En el Valle del Cauca, aunque las fronteras del departamento siguen cerradas para el ingreso y salida de enfermos de coronavirus, hay traslado interno de pacientes. La mayor preocupación es apoyar la capacidad operativa de Cali, donde la Secretaría de Salud reporta una ocupación total de UCI del 96,6 por ciento.

A nivel nacional, la alta ocupación de UCI en Nariño (92,3 por ciento), Tolima (87,6 por ciento), Risaralda (85,8 por ciento) y otras regiones podría llevar a que sus autoridades tomen también por esta vía. En todo caso, explican los expertos en salud, esos traslados dependen logísticamente de las EPS.

Sin embargo, varios sectores advierten que aunque el aumento de traslados se explica, en principio, por el creciente número de contagios, también hay responsabilidad de EPS que no han cumplido con los testeos a tiempo y que, incluso con prueba positiva en mano, no hacen seguimiento de casos, como han denunciado algunos pacientes.

También cuestionan que no hubo un aumento de las camas UCI en Bogotá, como fue anunciado. Ante esto, el Secretario de Salud, Alejandro Gómez, respondió: “En el primer ejercicio, puramente teórico, que compartimos con la ciudadanía en marzo, pensamos en un crecimiento de hasta 4.000 camas UCI. Antes de un mes nos habíamos corregido y dijimos que eran 2.000, porque ninguna ciudad puede crecer infinitamente en camas UCI”.