El oleaje del cuarto pico ronda a Colombia y Barranquilla no es la excepción. A pesar de que la vacunación sigue avanzando de forma acelerada en la capital del Atlántico, las autoridades sanitarias se encuentran a la expectativa de un nuevo brote de contagios estimado para el mes de octubre, tal como lo anunció el Ministerio de Salud.

Actualmente, los índices de salud pública en la ciudad se encuentran en niveles estables. De acuerdo con la Secretaría de Salud, la positividad se ubica en 7% y  la ocupación de camas uci por covid se ubica en 3,6%, mientras que la letalidad en septiembre ha sido del 0.8%.

La vigilancia epidemiológica se ha reforzado durante los últimos días tras la celebración de Amor y Amistad, que propició  escenarios de “exposición colectiva” en algunos sectores de la ciudad.

“Siempre que haya personas que no han enfermado, aún con vacunas, hay riesgo de brotes. Esa población es la que puede explicar un nuevo brote de contagios”, explicó Humberto Mendoza, secretario de Salud de Barranquilla.

El llamado a la ciudadanía es para mantener y reforzar las medidas de autocuidado, así como mantener el ritmo de vacunación en la ciudad. “Si mantenemos la vacunación y el autocuidado, si mantenemos la alerta, vamos a mantener los niveles de seguridad en materia de control epidemiológico”, manifestó Mendoza.

El funcionario también señaló que existe una alta dinámica de movilidad entre Barranquilla y los municipios del Atlántico, lo que se puede convertir en un “riesgo” por la presencia de susceptibles.

“Si las personas se separan del autocuidado y los sectores de la economía no son responsables con el cumplimiento estricto de los protocolos de bioseguridad se incrementan los riesgos de exposición y generación de nuevos casos”, señaló el funcionario.

Añadió que, en el caso de presentarse un cuarto pico, existe un bajo riesgo de letalidad de los contagiados ante el avance de la vacunación.