Con ‘Aire Guajiro’, la cantante Alea busca contarnos un poco de su infancia y su historia. Esta emotiva canción tiene dos propósitos: homenajear a su padre y la tradición musical colombiana e invitar a las personas a dejar atrás lo que ya no les hace bien: como excluir a las mujeres del género musical vallenato. Crecí con el género, lo llevo como en la sangre, y aunque digan que el Vallenato no es femenino, hay muchas mujeres como yo, trayéndolo al siglo XXI”

Influenciada por Paseo Vallenato de provincia, esta canción es más una armonía contemporánea y juguetona, coescrita y coproducida por su compañero de aventuras musicales Sinuhé Padilla-Isunza. 

Alea nos cuenta sobre su canción:

“Habla de alguien que recuerda a su gente desde lejos e intenta pintar con palabras aquellos paisajes guajiros, sus sonrisas, el baile, el vallenato y la familia. Son los recuerdos de los encuentros en ‘la casa de La abuela’, como decíamos; de esas parrandas con los tíos, tías, primos, primas, hermanas y abuelos hasta el amanecer, tocando guitarra. Recuerdos de mi infancia y mi historia, donde intento capturar esa elegancia guajira y mi perspectiva del mundo arrullada por aquel viento fresco y ese sol enceguecedor” 

Fue grabada y mezclada en Jarana Records en el Bronx, NY. La masterización estuvo a cargo del Ganador del GRAMMY Luis F. Herrera en Masterhead Lab Mastering Studio.

Contó con la participación de músicos invitados como Franco Pinna (batería), Jonathan Gómez (cajón y guacharaca) y Sinuhé Padilla-Isunza (leona, guitarra y coros). Sin embargo, quien logró la nostalgia vallenata y el toque provinciano que tanto buscaban fue Miche Molina, acordeonista del municipio colombiano Juan de Acosta.

 

 

Sobre Alea

Nacida en Barrancas, La Guajira, Colombia, Alea se mudó a Boston para estudiar en el Berklee College of Music. Desde entonces radica en Nueva York, ciudad donde lanzó su disco debut en 2016.

Debido a esta combinación de culturas, el sonido de Alea llega a ser una comunión entre cumbia, vallenato, ranchera, jazz y landó. Ancestral, pero neoyorquino. En la parte gráfica, se inspira en lo latino urbano y esa conexión que tiene con su tierra y lo tribal; una conspiración visual con Tobías Arboleda, ilustrador y director visual detrás del álbum.

Ha colaborado con artistas como Mireya Ramos (Flor de Toloache), Smarty (Burkina Faso), Totó La Momposina, Nella Rojas, Sergio Mendoza (Los Hijos de La Montaña y Orkesta Mendoza) y Gregorio Uribe.

Su primer disco titulado ‘Alborotá’ está enraizado en el empoderamiento femenino y latino. ‘No Hay Na’ fue el primer anticipo, luego le seguiría ‘Inpírame Madre, el sencillo que da nombre al disco ‘Alborotá‘ junto a Luisa Bastidas; la versión de ‘Tú, Sólo Tú junto Sonia de Los Santos y recientemente ‘Échale Sal‘ que cuenta con un increíble combo de músicos y artistas visuales.