La Procuraduría conceptuó que el delito de acceso carnal con incapaz de resistir, es decir, que el que acceda carnalmente a persona en estado de inconsciencia, o que padezca trastorno mental o que esté en incapacidad de resistir, es de la constitución de Colombia y relacionado con la leyes fundamentales.

El Ministerio Público indicó que el agravante está plenamente justificado porque hace referencia a situaciones especiales que lesionan de manera más grave la integridad y los derechos de la víctima.

Para la Procuraduría, sostener que todas las personas en situación de discapacidad son incapaces de resistir, es un razonamiento incorrecto y regresivo frente al reconocimiento de los derechos, las garantías y los mandatos constitucionales y legales formulados en su favor.

Por esa razón, el Ministerio Público concluyó que la norma demandada no vulnera el principio constitucional que prohíbe procesar a una persona dos veces por un mismo hecho, y solicitó al alto tribunal declararla exequible.

El Código Penal contempla una condena que va desde 12 hasta 20 años de prisión para quien sea condenado por acceso carnal o acto sexual abusivo con incapaz de resistir.