Estados Unidos abrirá nuevamente sus fronteras aéreas a los pasajeros procedentes de China, India, Gran Bretaña y muchos otros países europeos, luego de más de un año de estar cerradas. Sin embargo, solo podrán ingresar al país quienes han recibido la vacuna contra el Covid-19.

La Casa Blanca anunció que la nueva política sanitaria entrará en vigencia a principios del mes de noviembre. Se desconoce si esta medida aplicará para Colombia y otros países de América Latina.

La administración de Joe Biden se está preparando para flexibilizar las restricciones de viaje para todos los ciudadanos extranjeros que estén vacunados, revocando una prohibición general impuesta por la administración Trump. Pero también significaría que los ciudadanos extranjeros no vacunados que no hayan podido venir a los Estados Unidos a vacunarse, no podrán hacerlo en un futuro.

Según la nueva política los viajeros deben estar completamente vacunados y mostrar un comprobante de inmunización antes de abordar un avión, dijo Jeff Zients, el coordinador de respuesta Covid-19 de la Casa Blanca. También deberán presentar una prueba negativa de coronavirus dentro de los tres días previos al viaje.

Los Centros para el Control de Enfermedades, CDC, exigirán a las aerolíneas que recopilen números de teléfono y direcciones de correo electrónico de los viajeros internacionales entrantes como parte de un sistema de rastreo de contactos.

El CDC también determinará qué vacunas serán aceptadas bajo la nueva política. En la Unión Americana únicamente están aprobadas las vacunas de Pfizer, Moderna y Johnson & Johnson, por lo que se desconoce qué pasará con los ciudadanos que tienen otras inyecciones como Sinovac, AstraZeneca, entre otros.