Por Ángel Martínez Casanova

“Tomar, fabricar y diseñar”. Esta es la mentalidad que la llamada “economía circular” busca desplazar, al proponer entre sus preceptos un modelo económico “resiliente, diverso e inclusivo”, a través del cual se generen oportunidades para un crecimiento sostenible.

La ciudad de Cartagena necesita establecer un modelo social ecológico de gobernanza ambiental, es necesario que se desarrolle un plan piloto con el tema del reciclaje del escombro. El escenario actual del manejo del escombro en el Distrito de Cartagena se presenta como un panorama de desorganización por la falta de control de las diferentes entidades competentes.

A nivel mundial el manejo de escombro se realiza mediante procesos de aprovechamientos y valorización que constituyen materias primas reincorporables a los ciclos económicos productivos, con características de calidad y costo que lo hacen potencialmente competitivo en el mercado y con especial énfasis en lo que concierne a proyectos de desarrollo de infraestructura urbana.

En el ejercicio profesional de los ingenieros y en general de constructores se producen escombros generados en las distintas etapas de los proyectos. Así mismo lo que se busca es cambiar la cultura de la industria de la construcción, por medio de la educación y formación de profesionales y técnicos en diferentes eslabone de la industria, manejando la del reciclaje desde la misma fuente, es decir de la fuente hacia adentro, dentro del propio sitio de la construcción.

Se trata entonces de una iniciativa que busca reutilizar, reciclar y valorizar los residuos de la industria, con el fin de obtener rentabilidad mediante un modelo de responsabilidad social y ambiental. Es urgente construir una visión regional común sobre la economía circular. La iniciativa de tener un piloto de reciclaje de escombro en la ciudad ayudara a implementar practicas concretas y medibles para dar soporte al nuevo modelo.

A través de la implementación de la “economía circular” nuestra ciudad estaría entrando de lleno a un periodo en el cual se prevé el empleo de recicladores sin mayores desechos contaminantes como los RCD. Aplicando la propuesta básica de las tres “r” reducir, reciclar, reutilizar.

Es tiempo de reconocer que los patrones de producción y consumo son la causa fundamental de la triple crisis planetaria del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y contaminación”

¿Será entonces la economía circular la llamada a destronar a la economía lineal?