El dicho «las apariencias engañan» tomó fuerza una vez más en la tarde de ayer, cuando una mujer, portando su «buena fe» al ofrecer ropa y medicinas para una bebé de una familia embera, terminó intentando raptar a la menor a plena luz del día.

La bebé de dos meses que pertenece a la etnia indígena Embera, la cuál, se encuentra hace más de tres semanas en el Parque Nacional de Bogotá manifestándose de manera pacífica, llamó la atención de una mujer vestida de enfermera, que aprovechó mientras cargaba a la bebé en sus brazos para huir con ella en un vehículo que la esperaba.

El hecho sucedió ayer alrededor de las dos de la tarde cerca al parque donde se encuentran más de 1.200 indígenas.

La comunidad manifestó que dicha mujer, habría estado en varias ocasiones en el lugar ofreciendo ayudas a diferentes mujeres Emberas, logrando ganar la confianza de ellas.

El día de ayer les habría pedido que se reunieran para entregar más ayudas.

La mujer cargaba a la bebé cuando le informó a las mujeres indígenas que verificaría si ya había llegado el carro con las ayudas. De repente, las Emberas se dieron cuenta que la supuesta «buena samaritana» se estaba subiendo a un carro con la niña en brazos.

La madre de la menor petrificada al ver lo que sucedía, no fue capaz de reaccionar. Otra de las mujeres Emberas que se encontraban en estado de embarazo, corrió para interponerse al vehículo, pero el conductor la esquivó y emprendió la huida.

Un taxista alertado por la situación, persiguió el auto e informó a las autoridades, quienes de inmediato detuvieron el vehículo y rescataron a la bebé.

Finalmente la Policía realizó la captura de dos personas que se encontraban en el vehículo.

“Nuestro grupo Gaula acompaña la investigación para establecer los móviles de este hecho para ver si se trata de un rapto para comercialización o algún fin económico, o si sencillamente se trata de algún tema psicológico de la mujer”, indicó el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá, brigadier general Eliécer Camacho.