La Alcaldía de Cartagena trabaja en un proyecto de modernización y rediseño institucional que ofrezca una atención oportuna y eficiente, con el objetivo de tener una Administración Distrital inteligente que responda a las necesidades de los ciudadanos.

Hace 18 años que el Distrito no moderniza su planta administrativa, la última reforma que se hizo frente a la estructura actual de la Administración data de 2003, lo que ha generado brechas institucionales y organizacionales que hacen que no responda de manera eficiente a la ciudadanía y al territorio.

Frente a este proyecto César Fuentes, coordinador de modernización y rediseño institucional de la Alcaldía manifestó que, “Prácticamente es pasar de una administración funcional a una administración organizada que trabaje por procesos, lo que se busca es organizar la casa, que las áreas se organicen y respondan a las necesidades de los ciudadanos”.

El funcionario explica además que durante la etapa de diagnóstico se tuvo como referente a estructuras de gobiernos como el de Barranquilla, Bogotá, Cali y Medellín, y a nivel internacional Génova (Italia), Barcelona (España) y Nueva York (Estados Unidos).

Uno de los beneficios más importantes es que se creará una institucionalidad innovadora, que recoja eficientemente las necesidades de los ciudadanos y responde más ágilmente a los trámites y que el Distrito dé una solución eficiente a sus solicitudes.

Este proceso se realiza con el acompañamiento del Departamento Administrativo de la Función Pública, entidades privadas y la academia, y es liderado por Dirección Administrativa de Talento Humano, que se apoya en un grupo de profesionales con competencias y experiencia en gestión por procesos, arquitectura organizacional, gerencia de proyectos, gestión del cambio y transformación organizacional y administración pública.

Sobre el proyecto

El proyecto inició con un estudio del contexto interno y externo, mirando las variables o las necesidades que requiere la ciudad para identificar un modelo de procesos.

No contempla supresión de cargos, y, por el contrario, crea alrededor de 3.000 puestos, aproximadamente, que, al momento de formalizar el proyecto, deberán ser ofertados por el Departamento Administrativo de la Función Pública.

Plantea la creación de algunas dependencias que las dinámicas de los gobiernos actuales requieren para dar respuestas a requerimientos de los ciudadanos y al desarrollo de las ciudades, como la de seguridad y convivencia ciudadana; movilidad; turismo y desarrollo económico; tecnología de la información y comunicaciones; catastro multipropósito; asuntos de la mujer; así mismo, fortalece las relaciones con las alcaldías locales.

Para este proyecto se desarrolló un estudio técnico que soporta la propuesta de estructura administrativa del Distrito. Inició con un diagnóstico que profundiza sobre las debilidades y amenazas, pero también expone las oportunidades y las fortalezas que se tienen como administración y que son aprovechadas en este proceso de transformación.

Luego de este importante diagnóstico, continúo el desarrollo del capítulo de las propuestas de rediseño institucional. Para su realización se aplicó con rigor una metodología de trabajo de características técnicas y legales, que profundizó especialmente sobre el estado del sistema de gestión por procesos.

Este trabajo se enmarcó en las orientaciones que brindó el Departamento Administrativo de la Función Pública – DAFP, y que fue ejecutado por un conjunto de profesionales con experiencia en este campo. Se intervinieron todas las dependencias de la administración central, como algunas de las entidades descentralizadas.

El documento técnico del proyecto será presentado al Concejo para ser estudiado por las partes en mesas de trabajo en la Comisión Tercera, que es la encargada de revisar temas administrativos, para formalizar el documento y ser presentado con todas las sugerencias en un proyecto de acuerdo en las sesiones del Concejo Distrital, en la primera semana de octubre.

Previamente, fue socializado con los sindicatos, gremios, equipos de gobierno y la academia