Durante actividades técnicas desarrolladas por operarios de Electricaribe en el municipio de Calamar Bolívar, se detectó una conexión ilegal y anti técnica en el sistema del acueducto que pone en riesgo la normal prestación del servicio de energía eléctrica.

La gerente de la empresa energética en Bolívar, Ayleen Alvarez, señaló que durante la inspección técnica se encontraron líneas en el suelo y el transformador conectado a través de una acometida trifásica, alimentando la instalación del predio, lo que evidentemente constituye una clara defraudación de fluidos.

Álvarez, manifestó que el acueducto de Calamar viene siendo administrado por Giscol Dique y que esta empresa acumula una deuda de más de 322 millones de pesos, razón por la cual se decidió terminar el contrato de prestación de servicio.