Este insólito hecho ocurrió esta tarde cuando un grupo de niños jugaba un partido de fútbol y tuvo muy mala suerte al alterar el monumento, dejándolo sin su cabeza.

Según la policía, lo sucedido con la estatua no fue producto de manos criminales como lo difunden algunas personas, sino que se trató de un accidente inesperado en el que afortunadamente no se presentaron lesionados.

Es el segundo acto que se ha producido contra la estatua del gran Abel Leal, ya que el pasado 11 de junio algunos vándalos se adueñaron del bate que portaba la estatua.

Aquella cabeza que cayó debido al golpe de balón, ya se encuentra bajo el cuidado de la policía nacional para así, trasladarla a una pronta restauración con sus entidades correspondientes

El monumento a Abel Leal se erigió frente al estadio que lleva su nombre.