Nayi Ramos es pensionada del Hospital Naval y paciente del mismo, del cual tiene varias quejas porque no contestan teléfonos ni correos.

Por la pandemia, los trámites se están realizando de manera virtual al igual que muchas otras entidades, por ello, Nayi comenta a El Bolivarense que en el hospital están dando números telefónicas y correos electrónicos para apartar la cita pero por ningún medio se tiene respuesta.

«Los pacientes se ven en la necesidad de ir hasta el hospital Naval de Cartagena en aglomeración para apartar cita. El 29 de marzo se formó una pelea en cardiología, un poco de viejitos peleando y le dijeron cosas feas al enfermero. Estas son personas mayores con sus patologías que están esperando que le aparten cita».

Nayi Ramos.

 

¿Mala atención?

Nayi en su denuncia manifiesta que tenía una cita con medicina interna a las 6:40 cuando a ella nadie le informó. Inmediatamente ella contactó al director y de allí, pasó a Servicio al Cliente.

«Me dan unos números para que llame, yo llamo y mando correo y no me contestan, es más, uno de los números que mandan contesta una señora y ella me dice que está aburrida que la llamen desde las tres de la mañana a apartar citas cuando ella no es hospital naval y que ella no sabe por qué dan su numero»

-Nayi Ramos.

Ante esta problemática, ya se mandó un derecho de petición a Bogotá a la Dirección General de Sanidad Militar y la Procuraduría.

 

«Queremos que mejore la situación en el Hospital Naval de Cartagena que es un régimen contributivo, porque yo no sé cómo a los regímenes subsidiados llama uno y aparta una cita y le contestan una vez, al menos que contesten para decir que no hay agenda. La gente tiene que estar buscando al conocido para que aparte una cita, de hecho yo he tenido que hacer así porque nadie hace nada. Me mandaron una cita con radiología y de ahí me mandan un correo para decirme que después es otro. Esto pasa con todos los pacientes del hospital naval de Cartagena».

 

Se espera que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto para que estas situaciones no sigan sucediendo sobre todo en el ámbito de la salud, cuando se juega no solo con el tiempo sino con la vida de las personas.