La comunidad de Pontezuela el día de hoy comenzó una jornada de protestas contra el ICBF, debido al recorte de los cupos para la atención de la primera infancia.

Los 200 cupos con los que contaba la comunidad se redujeron a 147, por lo que 53 menores pertenecientes a este barrio perderán los beneficios del programa.

La queja de la comunidad es aún más eufórica a causa del momento del recorte, justo en momentos de pandemia, donde gran parte de la comunidad ha perdido sus empleos o han visto disminuidos sus salarios.

Franklin Lucas González, representante legal de la fundación Pontezuela emprende, afirma que es inaceptable que el ICBF, cuya principal labor es proteger la niñez, se excuse bajo el argumento de no tener recursos cuando en la propia constitución se garantiza prevalecer el interés de los niños.