El primero de junio se realizó la demolición de un kiosco ubicado en el corregimiento La Boquilla, sector Cielo Mar, detrás del edificio Morros 922. El Nativo, como se llamaba el establecimiento, fue construido a finales de septiembre de 2020 con materiales materiales no removibles como plástico, metal y concreto.

Los problemas llegaron cuando los habitantes del sector denunciaron el hecho, argumentando que la estructura se construyó en una zona de «bajamar»  y además taponaba las salidas de emergencias.

Tras 8 meses de espera, la Alcaldía de la Localidad 2 de la Virgen y Turística, por medio de la Resolución 011 del 20 de abril del 2021, ordenó la restitución del predio y con ello la demolición del establecimiento. Por su parte, el dueño del kiosco no recibiría ninguna indemnización, puesto que este sabía desde un principio que se trataba de una ocupación ilegal.

La demolición se realizó desde las 5 de la mañana hasta las 12 del medio día, y allí estaba presente el abogado del dueño del establecimiento. Este último afirmó que interpondrán una acción de tutela contra la Resolución 011 de la Alcaldía Local 2.

“El señor Roberto Pinto lleva más de 25 años ocupando este predio y trabajando de manera pacífica e ininterrumpida Incluso, está aquí desde mucho antes que se construyeran todos los edificios alrededor y tiene los documentos y permisos que así lo corroboran. Sin embargo, hoy vemos un claro acto de racismo estructural porque todos estos edificios también tienen orden de restitución desde hace varios años y eso no se ha cumplido» afirmó el abogado Lascario Jiménez.

Además, el abogado solicitará que se declare confianza legitima para el señor pinto, pues este tiene más de 25 años trabajando en ese mismo lugar de La Boquilla con permisos que el mismo Estado ha otorgado.

Fotografías: El Universal