La crisis en el canal de acceso a la zona portuaria de Barranquilla ha dejado pérdidas al sector empresarial por más de USD20 millones y ha llevado a que 13 buques que tenían a la ciudad como destino fueran desviados con toda su carga a otros puertos.

Con un calado autorizado de 6,2 metros, desde el pasado sábado, la situación del puerto local es crítica.

El director de Asoportuaria, Lucas Ariza, indicó que la afectación para el sector portuario y la ciudad es muy grande, pues está en riesgo la confianza de los usuarios y la competitividad.

“No es un tema de anuncios, es de hechos. Los anuncios de inversiones se tienen que materializar en buenas condiciones de navegabilidad”, agregó.

El dirigente portuario dijo que se espera que la draga comience a trabajar ya que hay condiciones para que lo haga, pues urge la recuperación del calado.

La compañía Ternium informó que tuvo que desviar a Cartagena cinco buques y uno de ellos con 25 mil toneladas, tuvo que descargar 13 mil en el este puerto, lo que implicó un sobrecosto de USD600 mil, es decir de USD100 por cada kilo desviado.

“No es un tema de anuncios, es de hechos. Los anuncios de inversiones se tienen que materializar en buenas condiciones de navegabilidad”, agregó.

El dirigente portuario dijo que se espera que la draga comience a trabajar ya que hay condiciones para que lo haga, pues urge la recuperación del calado.

La compañía Ternium informó que tuvo que desviar a Cartagena cinco buques y uno de ellos con 25 mil toneladas, tuvo que descargar 13 mil en el este puerto, lo que implicó un sobrecosto de USD600 mil, es decir de USD100 por cada kilo desviado.

Por su parte, el director de la CCI Norte, Héctor Carbonell, dijo que la situación del canal requiere de una solución urgente y que el llamado es a que el dragador comience a trabajar ya que han mejorado las batimetrías.

“La planeación es fundamental, es necesario saber qué está pasando con el río Magdalena y se debe tener claro lo que viene”, indicó.