La Corte Suprema de Justicia rechazó las denuncias impuestas contra los senadores de la Colombia Humana, Gustavo Petro y Gustavo Bolívar, y Francisco Maltés, presidente de la CUT, por supuestamente promover protestas que desencadenaron disturbios y vandalismo.El alto tribunal rechazó las denuncias contra porque no contienen suficiente «seriedad».

Las denuncias

Los senadores fueron denunciados por los ciudadanos Luis Manuel Ramos y José Orlando Díaz ante la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia.

Los demandantes alegan que los senadores supuestamente han promovido e instigado la realización de las manifestaciones «en circunstancias que desconocieron las medidas sanitarias impuestas por el Gobierno Nacional, con miras a mitigar los efectos nocivos de la pandemia del Covid-19».

También pidieron abrir una investigación penal a los senadores por los delitos de abuso de autoridad, concierto para delinquir, terrorismo y extorsión por los hechos violentos ocurridos durante el paro nacional en los meses de abril y mayo.

Aseguran que el senador Petro y el senador Bolívar son los autores intelectuales de los daños ocasionados en estos meses «debido a un uso abusivo de sus funciones y poder de liderazgo con el que inducen al error al pueblo con el fin de crear caos, desestabilización del gobierno, todo esto para favorecer sus intereses electorales».

La respuesta de la Corte

Para la Corte Suprema de Justicia las denuncias no plantean concretamente cuáles son las acciones que demuestran que los congresistas exhibieron un supuesto control de los resultados en las manifestaciones.

El alto tribunal determinó que los señalamientos son abstractos, por lo tanto, “impiden tenerlos como base apropiada sobre la cual desplegar una actividad mínima de recolección de elementos probatorios”.

También aseguró que «las conductas se basan en inferencias y valoraciones propias sobre los recientes acontecimientos en el país, que, desde el punto de vista de inicio y ejercicio de la acción penal, resultan insuficientes».

Por tal razón, la Corte inadmitió las denuncias, porque no contiene “imputación definida, ni con la suficiente seriedad como para poder inferir razonablemente la posible comisión de conductas punibles realizadas por los senadores Gustavo Petro y Gustavo Bolívar”.