Las cinco constructoras sancionadas por la Contraloría en primera instancia, por fallas en en el proyecto de Hidroituango, tienen contratos para construir vías y sistemas de transporte público, que no podrían seguir ejecutando si se confirma el fallo fiscal.

El proyecto hidroeléctrico Hidroituango podría comenzar a producir energía en el segundo semestre de 2022, según estimaciones de EPM. Antes de que eso ocurra, sin embargo, una decisión pendiente tiene en vilo al mundo constructor, asegurador y hasta a campañas presidenciales: que la Contraloría General resuelva la segunda instancia del billonario fallo que declaró con responsabilidad fiscal a 26 personas, naturales y jurídicas.

 

Los contratos gestionados son:

  • Proyecto de energía.
  • Vías de todo el país.
  • Transmilenio.

 

Fuente: El Espectador