Un tribunal de Orlando (Florida, EE.UU.) condenó esta semana a 60 años de prisión a un exconserje de una escuela secundaria, conocido como Derremy Jerrell Walker, de 31 años, por haber filmado en secreto a una docena de adolescentes mientras estaban en el baño, fue juzgado por usar o intentar usar a menores para producir videos sexuales explícitos, según un comunicado del Departamento de Justicia estadounidense.

También quedó registrado como delincuente sexual y tendrá libertad bajo supervisión de por vida. Por filmar a alumnas en los baños fue declarado culpable el pasado 29 de junio, pero su condena se conoció esta semana.

En noviembre de 2019, dos estudiantes de 15 años descubrieron el teléfono celular debajo de un lavamanos en el baño. Según la investigación, el hombre instaló un celular con la cámara encendida bajo el lavamanos del baño de mujeres y lo ubicó de manera tal que captara las partes íntimas de las jóvenes.

Un análisis forense al teléfono reveló que Walker lo había colocado en el mismo lugar en dos fechas anteriores a noviembre de 2019, cada vez creando un video de una hora de las estudiantes en ese sitio.

En la fecha en que las alumnas encontraron el teléfono, había estado grabando durante aproximadamente 15 minutos antes de que lo descubrieran. Ocho de las 12 estudiantes abusivamente grabadas fueron identificadas.