En el año 2019, China y Colombia firmaron el tratado para el traslado multilateral de condenados. En China, hay seis colombianos condenados a muerte, los cuales no serán ejecutados, como Ismael Arciniegas, colombiano condenado a pena de muerte, ejecutado en 2017.

“Una luz de esperanza ha lanzado el Congreso a 200 almas que están en la República Popular China y que van a poder venir a cumplir su pena en Colombia, su país. Esto implica traer la humanidad a las relaciones internacionales, traer el humanismo secular a las normas de nuestro ordenamiento jurídico para que el Estado cumpla su deber sagrado de proteger a sus ciudadanos en cualquier lugar del mundo”. Señaló el viceministro de Promoción de Justicia, Francisco José Chaux.

El en ese momento ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Holmes Trujillo, antes de ser ministro de Defensa, redacto un texto clave en nombre de Colombia: El traslado multilateral de condenados. Según Holmes Trujillo, esto sería un gran avancé, porque en el territorio colombiano no hay pena de muerte, mientras que en China sí.

“El creciente aumento de ciudadanos colombianos condenados y privados de la libertad en la China continental, unido a la demora y obstáculos que se presentaban para gestionar el trámite de traslado de condenados por vía diplomática, tras la comprobada existencia de razones humanitarias, había llevado al Gobierno colombiano a gestionar desde 2015 acercamientos con su homólogo chino”, puntualizó el viceministro Chaux.

Este tratado beneficiaria a 179 colombianos, los cuales se encuentran presos en China, estos podrán cumplir su pena en el territorio nacional. Entre estos había seis condenados a pena de muerte.