Ayer lunes, los barranquilleros manifestaron su molestia ante la situación en la que los buses pasaban con intervalos de tiempos muy largos. Por lo cual, en toda el área metropolitana que se encontraba abarrotada de usuarios, muchos de ellos llegaron tarde a sus trabajos.

Lo que llamaron como una operación tortuga, aparentemente fue causada por la molestia de algunos conductores por los problemas de seguridad que vienen afectando al sector del transporte público colectivo, quienes han pedido persistentemente garantías de seguridad para regresar a sus labores.

Algunas personas que se desplazaban en motocicletas intentaron bloquear la vía a altura de la estación de servicio La Estrella, ubicado en la prolongación de la calle Murillo, en Soledad. Lo que generó caos total en la movilidad e interrumpió el servicio de Transmetro por varios minutos.

Según usuarios, algunos conductores de buses que se encontraban prestando el servicio, fueron agredidos verbalmente por no sumarse a las protestas.

Además, las personas denunciaron la dificultad que tuvieron para llegar a sus trabajos porque ante la falta de buses, optaron por el servicio de taxis, pero estos no daban abasto con la alta demanda y también, aprovecharon la situación para cobrar altos precios por transportarlos.

«Se han acordado diferentes compromisos, tales como la implementación de mayor acompañamiento por parte de la Policía Metropolitana de Barranquilla, que viene desplegando, desde hace varios días, la instalación de botones de pánico y cámaras de seguridad en el interior de los buses urbanos para conectarlos con los sistemas de la institución armada», aseguró Nelson Patrón, jefe de la Oficina para la Seguridad y Convivencia Ciudadana.

Hace pocos días, el alcalde Jaime Pumarejo anunció la nueva forma de pago electrónico en buses del área metropolitana de Barranquilla y que se pretende invertir cerca de $25 mil millones con apoyo del Gobierno Nacional y empresarios de transporte para la financiación del proyecto.

De acuerdo a información entregada por la Policía Nacional, 154 hombres y mujeres se están dedicando exclusivamente a realizar las requisas en buses, aleatoriamente, en el acompañamiento a los conductores.

Así mismo, el director del Área Metropolitana de Barranquilla, Libardo García, aseguró que el servicio de transporte ya se está prestando con “total normalidad”.