Juan Camilo Lloreda Cubillos, quien fue uno de los policías involucrados en el acto de tortura contra el estudiante de derecho Javier Ordóñez, aceptó la responsabilidad de sus  hechos y colaborará con el pleno esclarecimiento de lo ocurrido. Además ofrecerá un acto público de perdón a las víctimas.

La Fiscalía General de la Nación tiene a su mando evidencias y material probatorio obtenido de un procedimiento realizado por la unidades de vigilancia frente al conjunto residencial en el que vivía el señor Ordóñez Bermúdez. Tras esto, el patrullero de la Policía Nacional se declaró culpable por la muerte de Ordóñez ocurrida el 9 de septiembre de 2020 en el noroccidente de Bogotá.

Así pues, Lloreda Cubillos admitió los delitos de homicidio agravado y tortura agravada, cargos avalado por el Juzgado Octavo Penal Especializado de Bogotá.

El patrullero tendrá que cumplir 20 años de prisión y una multa de 1.500 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

El orto patrullero vinculado, Harvy Damián Rodríguez Díaz, fue acusado formalmente por la Fiscalía por los delitos de homicidio agravado y tortura agravada.