En una auditoría realizada por la Contraloría de Bucaramanga se encontró que los gastos en el Concejo Municipal de Bucaramanga durante el año 2020 habrían sido superiores al presupuesto aprobado, lo que habría ocasionado un déficit fiscal de aproximadamente $500 millones.

Para el ente fiscal, en el Concejo de Bucaramanga durante la presidencia de Jorge Humberto Rangel, se habrían presentado presuntos errores en el manejo de recursos y resoluciones de cuentas para subsanar algunos gastos cuando no se contaba con los recursos.

En este momento el Concejo de Bucaramanga tiene un déficit presupuestal y deudas que a futuro deberán ser pagadas por un mal manejo del presupuesto durante la mesa directiva de 2020.

El contralor Rolando Noriega aseguró que las pruebas encontradas por la auditoría podrían desencadenar en sanciones por parte de la Procuraduría por tratarse de hallazgos disciplinarios graves.