En medio de lágrimas, el congresista del Centro Democrático, Edwin Ballesteros, renunció a la Cámara de Representantes por escándalos de presuntos actos de corrupción.

El legislador, pidió la palabra en la plenaria de la Cámara para hacer su anuncio: “señora presidente, Jennifer Arias: durante más de tres años como representante por el departamento de Santander le he puesto el corazón”. En ese momento Ballesteros rompió en llanto, mientras algunos de sus colegas se acercaron a abrazarlo.

De acuerdo con el diario El Espectador, el congresista “actualmente se encuentra bajo la lupa de la Corte Suprema de Justicia por un entramado de corrupción en la gobernación de Santander”, escándalo por el que hoy está detenido el exsenador Richard Aguilar.

El alto tribunal le abrió una investigación formal desde el pasado mes de junio por los presuntos delitos de concierto para delinquir, interés indebido en la celebración de contratos, contrato sin cumplimiento de requisitos legales, peculado por apropiación y cohecho.

El proceso, según la Corte Suprema, se desprende en el desarrollo de la investigación por presuntas irregularidades en la firma de varios contratos cuando Ballesteros se desempeñó como gerente de la Empresa de Servicios Públicos de Santander.

“Haré todo lo posible en demostrar a los que pusieron su voto que no se equivocaron, mi compromiso con ellos es inquebrantable. Seguiré trabajando por mi esposa, mis hijas, mi familia, por los santandereanos”, indicó el representante.