1. Pedir un crédito al banco

Pedir un préstamo a un banco es una de las opciones más fáciles y usadas por el ecosistema empresarial. Créditos comerciales, líneas de crédito, préstamos bancario,  todos ellos productos que las pequeñas y medianas empresas anhelan y requieren normalmente para llevar a cabo su actividad empresarial, sus proyectos más ambiciosos y salir adelante mediante un crédito pedido al banco de su preferencia y mayor gusto.

  1. Pedir dinero prestado a familiares y amigos.

Esta opción, conocida en inglés como ‘family, friends and fools’, a pesar de no ser la más utilizada, es una forma de conseguir financiación sin tener que acudir a fondos privados. Una de las ventajas que aporta es la rapidez con la que se obtiene la financiación, y, además, no requiere garantías. Sin embargo, si el proyecto no funciona, se pone en riesgo la imagen personal de los emprendedores.

Este modo también se usa para no tener que recurrir a préstamos con comisiones y gastos imprevistos, muchas personas acuden a los familiares y amigos para obtener dinero para su idea de negocio. Puede ser interesante pedirlo como préstamo o haciendo socio a la persona, de manera que si el negocio va bien formará parte de sus beneficios. Lo cierto es que si las personas que te rodean cuentan con el dinero suficiente para hacer despegar tu idea plantéaselo de la mejor manera.

  1. Con los microcréditos o crowdfunding.

Cada vez son muchas más quienes prefieren  esta posibilidad ya que les permite obtener el dinero que necesitan independientemente si no se lo dé la misma persona. Se puede ofrecer a las personas el mismo producto o servicio que se quiere vender por el precio de su aportación, participación en los beneficios o devolverles el dinero con intereses en un tiempo determinado, e incluso hay quien sólo apoya los proyectos sin esperar nada a cambio. Estudia qué es lo que viene mejor a tu negocio y desarrolla tu estrategia.

 

Para consultar sobre préstamos al instante este enlace te brindará toda la información al respecto.

 

  1. Business angels o empresas de capital privado.

Son personas con experiencia en el campo de los negocios que aportan dinero, ideas y tiempo a proyectos que les pueden ser interesantes o beneficiosos para su capital a futuro o actualmente. Lo mejor de todo es que si ellos te dan el dinero es porque han estudiado tu proyecto y les interesa, lo malo es que en tiempos como los que corren es más difícil si quiera que estudien tu idea de negocio. Algunos business angels aportan dinero, pero otros dan su experiencia, sus contactos, su asesoría o cualquier otra cosa.

  1. Concursos de proyectos.

¿No has visto en más de una ocasión concursos en los que se premia la mejor idea de proyecto con una cantidad económica, infraestructuras y otras cosas para poder llevarla a cabo? Son cada vez más las empresas que realizan este tipo de concursos, y la verdad es que teniendo una buena idea no se pierde nada con intentarlo. Eso sí, hay que preparar muy bien el plan de empresa y la presentación.

Sin embargo estos concursos en la actualidad han sido transformados de forma drástica por los “Influencers” quienes a través de sus cuentas con millones de seguidores suelen sacar boletas a la venta con el fin de promocionar proyectos y empresas personales a cambio de una suma de dinero. Esto ha cambiado el mercado de concursos y también su forma de actuar en el mundo económico.