Al estar en exposición constante al clima cambiante, la piel debe protegerse con mayor rigurosidad, así no se esté bajo el sol. En la actualidad, con el cambio de las rutinas diarias, esto no debería ser diferente pues el teletrabajo, los viajes, los cambios de clima y un sin número de factores pueden afectar la apariencia, ya sea en el rostro o en otras partes del cuerpo.

Frente a esto, el cuidado de este importante órgano, el más grande del cuerpo, la especialista Laura Chacón, Directora Global de Entrenamiento y Educación de Herbalife Nutrition, comparte algunos consejos para apoyar su cuidado y protección, incluso, para ayudar a recuperar su buen aspecto.

“Incorporar prácticas o hábitos como humectar o hidratar la piel y aplicar bloqueador solar en manos y cara también hacen parte de la atención que debemos brindarnos diariamente. Asimismo, mantener una limpieza adecuada y realizarla con productos especialmente desarrollados para el cuidado de la piel es primordial para eliminar la suciedad, las bacterias, el exceso de sudor y grasa”, expresa Chacón.

Ante la diversidad de actividades que realizan las personas y las distintas condiciones del entorno, los cuidados de la piel también son variados. Tome atenta nota de las siguientes recomendaciones:

  • Para la temporada de vacaciones o viajeros: Las cabinas de los aviones tienen una humedad extremadamente baja. En vuelos largos, este ambiente puede provocar que la piel se deshidrate rápidamente. Por ello, llevar cremas hidratantes, humectantes, de manos, protector labial y antibacteriales es una necesidad. El protector solar no debe faltar pues durante un vuelo se está más cerca del sol y las ventanas de los aviones no filtran los rayos UV. La piel agradecerá la hidratación constante y el consumo de agua adecuado (un vaso por cada hora de vuelo).

En los paseos a la playa lo ideal es usar atuendos elaborados en jersey o algodón, ya que son materiales transpirables que ayudan a mantener el cuerpo fresco durante los días calurosos. Para evitar quemaduras, se debe aplicar protector solar UVA/UVB de amplio espectro 30 minutos antes de exponerse a los rayos cubriendo, además de las partes descubiertas, las manos y pies, las áreas ocultas como la zona posterior de la cabeza y las orejas.

  • En invierno o clima frío: La piel puede verse afectada cuando se expone a temperaturas bajas y de menor humedad, produciendo resequedad, picazón, molestia y sensibilidad. El aire seco puede provocar pequeñas grietas en la superficie de la piel, que actúan como puntos de entrada para impurezas, lo cual puede resultar doloroso.

Para esto, es bueno evitar los baños largos y con agua muy caliente pues influyen en la deshidratación del cutis y eliminan los aceites presentes en el rostro. También es recomendable usar constantemente productos humectantes. Si el ambiente en el hogar está muy seco, los humidificadores en zonas como la mesa de noche o el lugar de trabajo son de gran ayuda. Bebidas como el agua y el té son buenas fuentes de hidratación.

Si la piel presenta resequedad, irritación o picazón, se puede preparar y aplicar una mascarilla hidratante con tres simples ingrediente:

  • 3 cucharadas de avena
  • 2 cucharadas de Gel Refrescante Corporal de Herbalife Nutrition
  • 1 cucharada de miel

Se cocina la avena con dos cucharadas de agua, de 20 a 30 minutos y se añaden las dos cucharadas de Gel Refrescante Corporal y la cucharada de miel. Se deja enfriar y se aplica en el rostro con una brocha para maquillaje. Se espera de 15 a 20 minutos y luego se retira con agua tibia y un limpiador suave sin adición de sulfatos.

En esta época de cambios constantes en la cotidianidad, es bueno ayudar a complementar la sensación de bienestar general y el cuidado de la piel hace parte de esta. Finalmente, Chacón recomienda a las personas lavar bien y frecuentemente las manos.