Por Duvan Muñoz 

La mejor forma de organización es la que crea una red de procesos y operaciones que pueden crear o distribuir elementos del mismo sistema, como respuesta a las perturbaciones del medio. (Rivas, 2009).

Me tiembla la voz, quizás de ira y exasperación, al saber que nuestra ciudad ha sido objeto de usurpación de economía pública y de detrimento a la dignidad territorial, por mucho tiempo en el transcurso de su historia.

La Democracia ha elegido a William Dau como su máximo representante, en principios de esperanza y anhelo para Salvar a Cartagena”.

La administración territorial es efectiva, en la medida en que la distribución de funciones es congruente al que en gestión pública le ejerce. ¿Congruente?, sí. Desde la perspicacia común de que el cargo sea poseído en forma y hecho por una persona con integridad y LEAL a sus funciones y a su ciudad.

Me alegro, porque nuestro Alcalde ha sido abanderado de mi cosmovisión, pero sus secretariado ¡han sido desleales al pueblo cartagenero!, claro con excepciones.

Me permito imaginar que ha descubierto el sentido de mi escrito. En este momento, le expreso que bajo el concepto de responsabilidad de sus funcionarios, está el atraso de las gestiones administrativas correspondientes. Alegando la teoría de la Autocriticabilidad organizada (Maturana y Varela, 1980), anteriormente nuestra sociedad civil ha estado determinada, pero, esto no significa que estemos predeterminados. He ahí Alcalde, su lucha incansable.

No obstante, sus funcionarios, solo se han regido por la ética del deber, ¿es correcto? ¡NO!. Es la ética de la Superación la que debe subsumirle. He ahí el problema del desarrollo, he ahí el significado del éxito de la gestión pública. Una diferencia que no han valorado y le solicito reestructurar el honorable gabinete que Cartagena necesita y se merece.

Estamos afrontando complejas situaciones, pero, HE AHÍ, donde se demuestran las verdaderas aptitudes y gestiones públicas. Ha sido un enorme reto nacionalmente, obviamente. Pero, con la mano en el corazón, le expresó que trabajar en equipo no se improvisa, y se aúnan esfuerzos para seguir adelante, y sus funcionarios le han dejado carga administrativa insostenible, provocando el factor real de poder de los medios de comunicación.

Mi abuela me enseñó que si se está trabajando en equipo y el “barco” corre riesgo o está siendo golpeado (Covid-19 – Oposición criolla), no se abandona, se comprimen fuerzas desde lo más profundo del corazón y se consolidan, para hacer lo imposible para que lo impensable no suceda. Y si se abandona, nunca se trabajó en equipo.

En Cartagena es muy difícil encontrar seres con las características que demandó, pero con una sonrisa de amor y sinceridad, le digo que si existen, solo debe dar oportunidades y abrir el campo de participación.

Según Subirats, gran político español,  la incertidumbre muchas veces genera problemas, es también el camino para su resolución colectiva. A través de los procesos participativos, todos los actores participantes acostumbran a entender mejor la complejidad como algo inherente a todo proceso decisional público y no como una anomalía superior.

Esto, un mensaje de aliento, de ideas de Ciudad, de un joven con una mano llena de sueños y con la otra en la bandera de la construcción del futuro, con la esperanza de Salvar a su ciudad.

Con muchos otros particulares y con un nudo en la garganta.