Cinco personas fueron detenidas en España por presuntamente formar parte de una red de explotación sexual de mujeres colombianas ubicada en el país europeo. Entre los detenidos se encuentra un colombiano. 

La policía española informó que esta personas se encargaban de atraer a mujeres colombianas en extrema necesidad y vulnerabilidad, le compraban el pasaje de avión y facilitaban la documentación requerida para ingresar a España.

La detención se realizó gracias a una llamada telefónica en la que se realizó la denuncia de la red de explotación sexual a un servicio estatal de atención a víctimas de este delito.

Más detalles

El grupo criminal actuaba en un burdel de la localidad de Briviesca, en la provincia de Burgos (norte), donde uno de sus miembros era el encargado del local, según un comunicado de la Policía.

Se identificó que las mujeres sufrían episodios de violencia e intimidación por parte de sus victimarios. También les imponían una «auténtica servidumbre» para pagar una «deuda» con la organización criminal.

Adicionalmente, estaban bajo vigilancia las 24 horas del día y eran forzadas a «trabajar» sin descanso.

Los detenidos cumplían diferentes papeles en la red de explotación, desde gestores y asesores legales hasta testaferros, encargados y personal de seguridad, con múltiples antecedentes por delitos violentos y tenencia de armas.

Durante la operación fueron detenidos tres españoles y un colombiano y posteriormente se detuvo a otra persona, todos ellos acusados de delitos relacionados a la vulneración de los derechos humanos con fines de explotación sexual, pertenencia a organización criminal y relativos a la prostitución.