Más de 350 personas se dirigieron a las instalaciones de la Gobernación de Bolívar en el municipio de Turbaco, con el fin de dialogar los compromisos que se habían acordado desde el año 2018 y que hasta el día de hoy no han tenido cumplimiento.

Las comunidades manifiestaban que a dos años del gobierno actual de Bolívar, no se ha planteado una mesa de seguimiento, incumpliendo así uno de los principales acuerdos concretados.

Las reuniones, mesas técnicas y demás espacios que se han desarrollado en el marco de los acuerdos, han sido utilizados con fines de rendir informes por parte de la Gobernación, dejando a un lado la necesaria evaluación participativa por parte de las comunidades y el seguimiento de los acuerdos de 2018.

A los 3 años de haber iniciado con el acuerdo de estos compromisos, el Plan de Intervención Especial -PIE- se encuentra en su mínimo nivel de cumplimiento, teniendo en cuenta que algunas obras no han iniciado su ejecución y las que se encuentran en marcha no cumplen con los criterios establecidos.

El 13 de agosto en asamblea sostenida de voceros y voceras de la Caminata Étnico Campesina de Montes de María, en la que se contaban con más de 200 personas y la presencia de algunos miembros o contratista de obras se hizo un análisis detallado y riguroso del Plan de Intervención Especial y se evidenciaron varios incumplimientos en las obras en ejecución, obras prometidas y vitales.

Según las comunidades rurales se siguen viendo las problemáticas que afectan a estas, como la falta de acceso y tenencia de la tierra para el campesinado, la dilación de los procesos de titulación colectiva de los territorios étnicos, la perdida de cosechas, el derecho a la salud es nulo y no se cuenta con educación de calidad.