El Barranquijazz Festival es el evento musical que abrió un espacio para que en el Caribe colombiano se escucharan las propuestas de la ‘crema y nata’ del Jazz, el latin jazz, la Samba, Bossa nova, Salsa, Son Cubano y los distintos sonidos del mundo, celebra desde este miércoles sus Bodas de Plata.

Durante 25 años, sus organizadores han logrado que la gente fije sus oídos, imaginación y sensibilidad en el jazz, música popular de alta factura. Los autores de esta magna idea, que parecía extraña para muchos, y que hoy sea un evento de ciudad son Samuel Minski y Antonio Caballero, quienes encontraron apoyo en melómanos como Rafael Bassi (QEPD), Miguel Iriarte y Mingo De la Cruz.

Antonio recuerda que previo a la primera edición realizaron un concierto en 1995, presentando al pianista colombiano Eddie Martínez, que grabó con Tito Puente, Eddie Palmieri, Machito, Ray Barreto, entre otros. “No existía ni la Fundación Cultural Nueva Música que hoy desarrolla el evento, solo nuestra idea de abrirles los oídos a los barranquilleros hacia los sonidos del mundo”.

Minski, que funge como director del evento, afirma que esa fue la semilla para que germinara este festival de Jazz que hoy celebra un cuarto de siglo. “Consideramos que la ciudad lo merecía y comenzamos a tocar puertas en las empresas privadas, ni siquiera teníamos idea que el Estado nos podría apoyar en un momento dado”.

Gracias a sus buenas relaciones el miércoles 9 de septiembre de 1997, en el teatro Amira de la Rosa, se realizó la primera gala. El clarinetista y saxofonista cubano Paquito D’ Rivera, Justo Almario, Eddie Martínez, Gonzalo Rubalcaba y Luis ‘Perico’ Ortiz, fueron los cómplices de esta aventura.

“En las dos primeras ediciones los músicos que vinieron fueron amigos nuestros que dijeron ‘vamos a ayudar a estos locos a ver si echan pa’ lante’”, dice Minski. El experimento tuvo buena recepción y desde 1997 se ha realizado ininterrumpidamente cada septiembre, mes en el que las grandes figuras de este género musical arriban a Barranquilla.