Con el fin de reimpulsar la economía y luchar contra la desigualdad, la primera mandataria, Jacinda Ardern, subirá el salario mínimo y los impuestos a los más ricos en Nueva Zelanda.

Las mediadas entrarán en vigor desde el primero de abril y en el caso del salario quedaría de la siguiente manera: pasará de 18,90 NZD (13,19 USD ) a 20 NZD (13,96 USD) la hora. En el caso que habláramos de un trabajo de 8 horas diarias, al final de mes se ganarían 176 NZD (123,14 USD) más.

Por otra parte, el impuesto máximo pasará del 33% al 39% y será tributado por las personas que ganen más de 180.000 NZD (125.654 USD)

Por último, se espera que esta medida tributaría aporte unos 550 millones NZD (384 millones USD) y 634 millones NZD (443 millones USD) a hacienda para los años 2021 y 2024, respectivamente.