Por Alexander Covilla Manjarres

La prensa italiana publicó el artículo “del país del narcotráfico a la nasa”, esta es la censura y el reproche internacional por permitir que gobiernos del corte del actual lleguen al poder, que no se nos olvide que duque fue electo con votos comprados por un testaferro del narcotráfico, el famoso Ñeñe Hernández, como nación no nos da dolor de Patria que seamos unos parias por la maldita corrupción que genera la droga, hasta el logro tan importante de una compatriota, como el de la ingeniera que maneja la sonda “perseverancia”  que llegó a marte, lo que representa para la historia de la humanidad, quedo a un lado opacándose, porque como sociedad, hemos acolitado y sido cómplices, por acción u omisión, de vivir de la corrupción y del narcotráfico, muy a pesar de que en Colombia, la gran mayoría no lo compartimos, sin embargo, permitimos que el actual gobierno haya nombrado embajadores propietarios de haciendas donde se procesa esta droga, que uno de los políticos más importantes de los últimos 30 años, su padre haya sido socio de la mafia antioqueña, su hermano, cuñada y sobrina están presos en Estados Unidos sentenciados por narcotráfico, que el mismo expresidente aparece reseñado por la DEA con el #82 por vínculos con el narcotráfico, que cuando fue director de la aéreo civil fue quien le entregó las licencias a Pablo escobar, el narcotraficante más poderoso de su época, para construir pistas de aterrizaje, que la guerrilla que empezó como un movimiento de reivindicación de derechos de los campesinos se haya transformado en un grupo delincuencial que vive del narcotráfico y ni que decir de los paramilitares, resultó peor la cura que la enfermedad, hoy por hoy fragmentados, gracias a las falsas desmovilizaciones, hoy convertidos en el Cartel del Golfo, Los Pelusos, etc, etc, ¿podemos censurarle entonces a una periodista extranjera por el titular del artículo? Si narcotraficantes han llegado al recinto sagrado de la democracia a hacer leyes investidos como senadores elegidos por nosotros, así como también hemos elegido presidentes, gobernadores, alcaldes, concejales, vean no más en el municipio de Turbaco para el período 2020 – 2023 hay un concejal quien tiene una medida cautelar vigente y brazalete electrónico quien fue detenido antes de las elecciones de 2019 y está incurso dentro de un proceso penal acusado de narcotráfico, sin embargo sin permiso para desplazarse dada su condición, le importo un comino y se fugó a posesionarse y el INPEC jamás le ha dado explicaciones a la fiscalía de esa situación, pero, lo peor es que todas las normas que existen en Colombia para regular la intromisión del narcotráfico a la política, lo que hacen es incentivarla, de ahí que pareciese que en Colombia las leyes las hiciesen los delincuentes a su conveniencia, por todas estas potísimas razones, es ridícula la carta de protesta de la cancillería hacia la prensa italiana por intermedio de la embajada de nuestro país en roma, ese mismo ministerio en este gobierno aprobó la asignación de sanclemente a la embajada chilena, y podrán alegar que Italia es uno de los países con mayor número de consumidores, pero, eso sería irrelevante, porque no resuelva un problema generalizado a nivel mundial, y es lo mal visto que estamos los colombianos, con todo y esto ¿aún pretendemos indignarnos porque nos estigmaticen como un país de narcos? Antes de pensar en responder, primero debemos aterrizar y reflexionar qué proyecto de nación queremos para nuestras generaciones futuras.