En Reino Unido algunos estudiantes encontraron un nuevo método para no ir a clases presenciales en sus colegios. Solo necesitan un kit de detección rápida para covid-19, conocido como LFD y un poco de jugo de naranja o gaseosas.

La escuela Gateacre en Belle Vale, en Liverpool, por medio de correos electrónicos advirtió a los padres de esta nueva tendencia y los instó a «estar extremadamente atentos» al momento en que sus hijos se realicen la prueba de Covid-19.

Así mismo, les pidieron recordarle a sus a sus hijos que un test LFD positivo debe ser posteriormente confirmado por un PCR positivo.

Las escuelas  están alertando a los padres de esta situación puesto que el truco, se ha vuelto viral en redes sociales como Instagram y TikTok por medio de videos donde algunos chicos explican el procedimiento para realizar la prueba.

Esta trampa, aunque no siempre es efectiva, puede producir un resultado positivo ante la prueba porque la acidez de la bebida destruye las proteínas de anticuerpos de la prueba.