En Cartagena hubo una afluencia vía marítima de 3600 turistas durante la Semana Santa.

Desde comienzos de semana santa, la Armada Nacional junto a la Infantería de Marina y la Dimar pusieron en marcha operativos de control en Playa Blanca y sectores aledaños.

Los operativos marítimos tenían la finalidad de recuperar los canales de acceso para las embarcaciones en Playa Blanca. Para esta labor delimitaron con boyas las zonas donde los bañista debían permanecer y así evitar accidentes.

Por otra parte, la infantería de marina y la policía metropolitana se encargaron de realizar los controles terrestres en Santana, Ararca y Playa Blanca. En estos controles se llevó a cabo un registro de acceso para no superar el aforo máximo en las playas, 1400 personas. También se encargaron de verificar que los visitantes, tanto nacionales como extranjeros, cumplieran las medidas contra el coronavirus establecidas por el distrito.

Con estas iniciativas se espera haber reducido las probabilidades de un tercer pico de infección y que los turistas hayan disfrutado de unas vacaciones seguras en la ciudad.