Olga Acosta Amel, secretaria de Educación de Cartagena mostró al Concejo Distrital un informe minucioso de las acciones realizadas por la autoridad educativa con el objetivo del regreso a clases presenciales.

Acosta puntualizó que para regresar a clases, se deben garantizar los derechos fundamentales a la vida y a la educación de las niñas, niños y jóvenes.

Aseguró que es importante hacer un análisis razonable, cómo por ejemplo, que los maestros y maestras, así como lo administrativos, tengan el esquema de vacunación completo.

La secretaria explicó que para el día 15 de julio las condiciones planteadas por el gobierno nacional para el retorno a las instituciones educativas, no están plenamente cumplidas, por lo que la posible fecha de regreso se movió para días posteriores.

Por su parte, el subdirector técnico de talento humano de la dependencia, Carlos Carrasquilla dió a conocer que se han aplicado 2.442 dosis al personal del sector educativo oficial y 1.642 al no oficial, llegando a un total de 4.084 dosis totales aplicadas. Dando como resultado un porcentaje de avance del 38% de vacunación en el sector educativo de la ciudad.

Así mismo, el ingeniero Juan David Méndez junto a la Universidad de Cartagena presentaron el diagnóstico de la infraestructura educativa de la ciudad. Lo que indicó que debido a los riesgos naturales propios de la ciudad, el 91% de las instituciones son susceptibles a inundaciones y 17% a deslizamientos.

También, hay edificios antiguos que no cumplen con algunas normas como las de sismo resistencia. Además, muchas de las aulas no cuentan con espacio que permita garantizar a cada estudiante el distanciamiento requerido.

Acosta Amel informó que la Secretaría de Educación Distrital (SED) está en pos de brindar mayor bioseguridad a las escuelas oficiales. Además, aseguro que este año se les dió a las Instituciones Educativas Oficiales (I.E.O) cerca de $1.395 millones para la adecuación de baterías sanitarias en 85 instituciones.

La docente expreso que a todas las sedes educativas se les han dado Kits de bioseguridad, con una inversión de $4.216.126.103,84, para la protección de los estudiantes de las escuelas públicas.