Un estudio muestra que la castración no será suficiente para controlar a la población. 

Un estudio realizado por expertos en medio ambiente sobre la estancia de los hipopótamos, nativos de África, podría representar una amenaza al medio ambiente y que su castración no es la solución para esta problemática.

Un grupo de científicos mexicanos y colombianos ha recomendado sacrificar a los “hipopótamos de la cocaína”, especie introducida en Colombia por el famoso narcotraficante Pablo Escobar, debido al daño medioambiental que producirán en el futuro.

Los expertos estiman que actualmente habitan entre 80 y 100 ejemplares propagados en la cuenca del río Magdalena, a unos 260 kilómetros de la ciudad de Medellín, en el departamento de Antioquia. Los investigadores estiman que la población de estos podría incrementar a 1.500 en 2040.

Es así como la doctora Nataly Castelblanco, afirmo que la presencia de estos animales en Colombia podría significar una gran amenaza al ecosistema en general, al ser esta una especie endémica de la región.

“A nadie le gusta la idea de dispararle a un hipopótamo, pero tenemos que aceptar que ninguna otra estrategia va a funcionar”, dijo la ecologista Nataly Castelblanco Martínez al medio británico The Telegraph.